miércoles, 13 de agosto de 2008

¿Intolerancia religiosa o manejo polìtico?




He revisado las caricaturas que originaron una mini yihat islámica en Europa y no veo la falta de respeto por ningún lado. Debe ser porque los fanatismos religiosos son una cruzada en contra del humor. No obstante, me niego a creer que 1.500 millones de musulmanes tengan forzosamente que sentirse ofendidos por ellas: Sería injusto calificarlos a todos a raiz de esa verdadera tontería. Si yo fuese musulmán – hipóteis ahora improbable pero que uno nunca sabe- consideraría el dibujo del Profeta Mahoma con una bomba oculta en su turbante, como una sátira contra quienes usan la religión del pueblo como escudo y trampolín para sus apetencias políticas. Y me haría la misma pregunta que el diario jordano Shihane le hizo a sus lectores: “¿Qué perjudica más al Islám, esas caricaturas o un secuestrador que degüella vivo a
un inocente extranjero ante las cámaras de Internet ? “
Fernando Savater, El País, Madrid, marzo del 2006


No hay comentarios: