miércoles, 27 de agosto de 2008

¿Por qué seguimos leyendo los periódicos?

Anteriormente los periódicos eran para dar noticias, pero la radio, la televisión, Internet y los teléfonos móviles han
trastocado esa antigua función, pues le ganan de mano a la prensa hasta por doce o dieciséis horas de antelación. Pero a pesar de eso, los seguimos buscando, y esto se debe a que el periódico es como una cebolla que vamos "pelando" para llegar al "meollo" del asunto, sus hojas son pliegos de opinión que nos permiten fijar los antecedentes, el contexto, las implicaciones del evento que van desde el impacto universal hasta cómo nos afectan en lo cotidiano, cosas que las pantallas de plasma de las nuevas tecnologías -en su afán de inmediatés mediática- tienden a obviar. Es por eso que se nos hace tan difícil prescindir de esas antiguas hojas vegetales que suelen mancharnos los dedos.


Humberto Eco, L’ Expresso, Roma, diciembre del 2006

jueves, 21 de agosto de 2008

Bosque de Cedros / Sugihara


En 1939 el diplomático japonés Chiune Sugihara (1900-1986) que

despachaba desde su embajada en Lituania, salvó a miles de judíos polacos al concederles visa de salida japonesa, contraviniendo órdenes superiores, lo que le costó el puesto, la seguridad de su familia, y casi, que su propia vida. Pero su arrojo fue tal, que todavía, cuando estaba embarcado en el tren de salida de Lituania para presentarse al gobierno imperial, firmaba y sellaba frenéticamente los pasaportes y visados arrojándoselos a una multitud desesperada de perseguidos del nacismo que se
agolpaban alrededor de su vagón, y que completaban los documentos con sus datos personales.


Años más tarde, el gobierno israelí quiso honrar la memoria de este héroe sembrando un bosque en su honor, para ello habían elegido plantar cerezos,
por ser el árbol emblemático del Japón. Pero de repente, en una desición poco usual, la orden fue revocada pues, comparados con el valor que Sugihara había demostrado, los cerezos eran un símbolo insuficiente y se inclinaron por un bosque de cedros, árbol de mayor majestuosidad símbolo del Líbano, reino que suministró su madera para la construcción del primer Templo, lo que también le añadía una connotación devocional.


Tiempo después de que los árboles hubiesen sido plantados, fue cuando las autoridades israelíes descubrieron que “Sugihara” en japonés significa: “Bosque de Cedros”.


Paulo Coelho, Todo en Domingo, Caracas, julio del 2008

miércoles, 20 de agosto de 2008

Espectáculo Galáctico / Triunfo y drama del Real Madrid



“El club merengue, perdiendo, mueve más dinero que el Barza ganando”. Además de esto es pertinente recordar al mexicano Juan
Villoro que en su libro “Dios es redondo” usa su aguda ironía para acercarse al éxito y fracaso del Club deportivo más famoso del mundo, escribiendo lo siguiente:La principal ocupación de los madrilistas es representarse a si mismos. Su vida transcurre entre comerciales, actos sociales, persecuciones de paparazis y escándalos en los centros nocturnos. Pero, puede ser que uno que otro día les quede un pequeño espacio en su apretada agenda para jugar un partidito de fútbol”.

viernes, 15 de agosto de 2008

¿Nos enfrentamos a la muerte del libro?



Mucha tinta ha corrido anunciando que las tecnologías emergentes desembocarán de forma irremediable en la desaparición, a mediano y largo plazo, de esos vetustos amigos que han acompañado a la humanidad por tanto tiempo. A la sazón, es posible que esta generación sea testigo de la conversión de las actuales Bibliotecas en
Museos. Sin embargo, a contracorriente de estas voces apocalípticas y conviniendo que el libro, tal y como lo conocemos ahora, pueda cambiar de forma y adoptar una presentación electrónica de bolsillo -por ejemplo- a pesar de eso, la lectura no será algo de lo que vamos a prescindir de manera tan fácil. De hecho, no sería la primera vez que el libro sufriera un cambio drástico de forma, pues ya antes pasó de la arcilla al papiro y de éste al codex y del codex a la imprenta.
Debemos ser cuidadosos en cuanto a nuestra concepción de la obsolescencia. Ejemplo de ello es, que cuando apareció la fotografía se creyó que la pintura tenía sus días
contados, más no fue así, sino que esta invención ayudó a liberar a la pintura del lastre de representación documental y figurativa que pesaba sobre ella y fue entonces que pudo incursionar en el abstraccionismo y surrealismo, senderos que sin esa ayuda no hubiese podido transitar. Poco después apareció el cine y se pensó que sustituiría a la fotografía, no lo hizo. Más tarde apareció la televisión y algunos vislumbraron el ocaso del cine, y hasta ahora vemos que no ha sido así, sino que, por lo contrario, todas estas formas
persisten y se complementan entre sí hasta potenciarse unas con otras. Incluso, por algún tiempo habíamos creído que el Telégrafo estaba muerto y sepultado a causa de la masificación del teléfono. Craso error, pues resulta que en nuestros días el mismo teléfono se ha dado a la tarea de insuflarle vida y presentarlo resurrecto y repotenciado en forma de SMS (servicio de mensajes cortos, por sus siglas en inglés) el cual supera en cantidad a las propias llamadas telefónicas.
Así que, si bien es cierto que el chateo telefónico o en línea causará en menos de cincuenta años más modificaciones a los idiomas modernos que la que han tenido en el lapso de quinientos años, no obstante debemos reconocer que más jóvenes se han volcado a la lectura y escritura gracias a los ordenadores, de forma tal que la misma televisión, que hasta hace poco era el medio que parecía invicto, ha cedido ante el empuje avasallante de la web, los blog, las bitácoras, los sitios, libros en red, etc. De forma tal que podemos afirmar que en ninguna parte del período post imprenta ha habido un interés por la lectura y la escritura como en este momento. Por eso insisto en que, es posible que nos quedemos sin libros, pero no sin la lectura.


Alí Reyes H. junio del 2008

Entrada relacionada con el tema
http://tigrero-literario.blogspot.com/2008/08/por-qu-seguimos-leyendo-los-peridicos.html


miércoles, 13 de agosto de 2008

¿Intolerancia religiosa o manejo polìtico?




He revisado las caricaturas que originaron una mini yihat islámica en Europa y no veo la falta de respeto por ningún lado. Debe ser porque los fanatismos religiosos son una cruzada en contra del humor. No obstante, me niego a creer que 1.500 millones de musulmanes tengan forzosamente que sentirse ofendidos por ellas: Sería injusto calificarlos a todos a raiz de esa verdadera tontería. Si yo fuese musulmán – hipóteis ahora improbable pero que uno nunca sabe- consideraría el dibujo del Profeta Mahoma con una bomba oculta en su turbante, como una sátira contra quienes usan la religión del pueblo como escudo y trampolín para sus apetencias políticas. Y me haría la misma pregunta que el diario jordano Shihane le hizo a sus lectores: “¿Qué perjudica más al Islám, esas caricaturas o un secuestrador que degüella vivo a
un inocente extranjero ante las cámaras de Internet ? “
Fernando Savater, El País, Madrid, marzo del 2006


jueves, 7 de agosto de 2008

La ULA ya tiene su Asteroide

Desde los observatorios merideños (Venezuela) de Llano del Hato, en una noche paramera de 1993, el experto Orlando Naranjo, de la Universidad de Los Andes ULA, detectó y describió la trayectoria de un asteroide desconocido hasta ese momento. Ubicado en el llamado cinturón de asteroides del Sistema Solar y que fue identificado como el 12360 hasta que en el 2006 entró a la Nómina Astronómica como "Unilandes".

domingo, 3 de agosto de 2008

Sinceridad por todo el cañón / Olga Tañón


Una de las revelaciones que más me ha sorprendido, fue la que me hizo “la mujer de fuego”, una de las voces boricuas más emblemáticas de la actualidad –lo que ya es mucho decir si reparamos en que esa pequeñita Isla es pródiga en cantores de altura – y que, sin tener en cuenta la egolatría que suele ofrendársele a las divas, no tuvo empacho en confesarme esta perla: “tengo tanta celulitis que hay que pagar para verla”.
Leonardo Padrón

viernes, 1 de agosto de 2008

Una explicación a algo que no tiene explicación / El Holocausto

El partido Nacional Socialista Nazi reveló al mundo hasta donde es posible llegar cuando a deshacerse de sus "indeseables" se trata. La magnitud del crimen demostró que el conocimiento científico no es garantía de civilidad,
sino que, por su misma condición de neutralidad moral, puede ser usado indistintamente para hacer el bien como para hacer el mal. Y que cualquier régimen con un alto grado de sofisticación organizativa y automatización tecnológica puede concentrar suficiente poder como para conducirnos hoy en día, a la autodestrucción.



La experiencia alemana también demuestra que canjear la libertad política por la oferta de orden y seguridad es la base de todo régimen que tenga vocación totalitaria. No se trata sólo de ser tolerante. Eso no es suficiente, sino de defender los derechos de los demás al igual que defendemos los nuestros. No es buscar la unidad universal, sino lograr que las diferencias convivan en un clima de respeto y buena voluntad.

Marianne Kohn Beker
Saludo nazi, fotograma de la película "La ladrona de libros"

ANTECEDENTES


Hacia 1939 la sociedad alemana se había insensibilizado tanto en lo moral, que el ciudadano común era capaz de aplaudir cosas que jamás hubiese aceptado en 1933. Esto se logró gracias a un exitoso manejo de la propaganda y sobre todo, a la erosión sistemática del Estado de Derecho.
Fue así, que aquella gran red policial y selectiva de pesca étnica y política estuvo lista para caer sobre Europa y dejar atrapadas a casi 20 millones de personas que murieron -no por los abatares de la guerra- sino como víctimas del industrializado genocidio nazi.

Robert Gellately

TESTIMONIOS
En el mismo campo me enteré de que los que iban llegando tenían la prerrogativa de escribir una carta a sus familiares. Y, para eludir la censura, los que sospechaban cuál sería su final, a continuación de la firma y como un apellido más, escribían "gas" o "crematorio" en checo, polaco húngaro o ruso. Fue así como en el
exterior se empezaron a enterar de lo que estaba pasando.

Palabras de uno de los sobrevivientes: "No pude ver a mi madre en el recinto donde moría, pero sí pude oír sus gritos. . . Es más ¡Todavía los oigo!”

Harry Osers