martes, 23 de diciembre de 2008

Elsa y Fred / Una Historia de Amor Tardío...¡ Pero qué Amor !


Una modesta pero exquisita historia de amor otoñal -invernal es más exacto- entre un señor viudo, todo un caballero, correcto, aburrido, generoso, hipocondríaco y quejumbroso y una "viejita loca" descomplicada, espontánea y falseadora de la verdad - por no decir una mentirosa redomada- ¿Puede establecerse una relación más asimétrica y que tenga tanto éxito? Pues sí, solo tiene que ver la película "Elsa & Fred".



Es una producción argentino-española de bajo presupuesto, de Marcos Carnevale que se desarrolla en Madrid y que trae reminiscencias de la película "La Dolce Vita" de Federico

Fellini, basada en la insistencia de la protagonista de vivir la escena donde la súper modelo de los 50ta Anita Ekberg se baña en La más famosa de las fuentes romanas en una veraniega y frenética madrugada trasnochadora.
La película tiene una carga de humor - pero lejos del cínico
humor negro- acerca de lo que es la juventud, el amor, la senetud, la vida y la muerte, una verdadera filosofía risueña. Frases claves: "Eres una adolescente deslumbrada dentro del cuerpo de una octogenaria" "Los hombres somos tan miedosos" y " ¡¿ 200 euros por un gato callejero ?!".


Vale destacar la cátedra de actuación que China Zorrilla, la dama uruguaya que interpreta a Elsa Josefina, hace en escena, sobre todo sus trabalenguas que enmascaran su sonrojo cuando no puede responder a lo que es evidente. Sin que esto sea subestimar la sobria actuación del equipo, me atrevo a afirmar que prácticamente se carga toda la película en los hombros, por lo que se puede decir que tanto, el personaje como su intérpretación
son "el alma de la fiesta". Apartando lo precipitado de un final muy brusco para mi gusto (nada puede ser perfecto) creo que ver esta película es un verdadero regalo de navidad que no hay que dejar escapar, al igual que no hay que dejar escapar a "El amor de nuestras vidas" como se intuye en la moraleja del film. Para argumentar lo
que digo me voy a limitar a la cita de Daniel Guzmán Burgos: " Homenajes a gigantes del séptimo arte, como Fellini, plasmados en un film ingenioso, es algo que varios cineastas han hecho. Narrar comedias entretenidas y humorísticas de los amores tardíos, también lo hemos visto mucho en el cine. Sin embargo, decir que Elsa y Fred es solo una repetición de esos perfiles, es mentir descaradamente".

--------
Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=Xo3ZzVuXrLo

Ficha técnica
Dirección: Marcos Carnevale.
Países:
España y Argentina.
Año: 2005.
Duración: 106 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Manuel Alexandre (Fred), China Zorrilla (Elsa), Blanca Portillo (Cuca), Roberto Carnaghi (Gabriel), José Ángel Egido (Paco), Gonzalo Urtizberea (Alejo), Omar Muñoz (Javi), Carlos Álvarez-Novoa (Juan), Federico Luppi (Pablo).
Guión: Marcos Carnevale, Lily Ann Martin y Marcela Guerty.
Producción: José Antonio Félez.
Música: Lito Vitale.


Fotografía:
Juan Carlos Gómez.
Montaje: Nacho Ruiz Capillas.
Dirección artística: Satur Idarreta.
Vestuario: Nereida Bonmatí.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Records del Cruce a nado del Canal de la Mancha



La más famosa pista de nado en aguas abiertas es también uno de los pasos marítimos más riesgosos debido al tráfico
de super tanqueros, un sinfín de objetos flotantes, olas enormes y lo peor de todo, sus frías aguas en todo el año. A propósito, quisiera copiarles los datos más relevantes, admitiendo que se recibe cualquier corrección debido a la necesaria actualización de la data.


- El pionero : Mathew Webb (Gran Bretaña) 1875 tiempo 21: 45’

- El más veloz : Richard Davey (USA) tiempo 7: 17’

- El veterano : Clifford Batt (Austria) 67 años y 240 días cumplidos

- El más precoz : Tomás Gregory (Gran Bretaña) edad: once años

- El más lento: Henry Sullivan (USA) tiempo 26: 50’

- La “Reina” del Canal : Allison Streeter (Gran Bretaña) lo ha cruzado 36 veces

- La proeza: en 1989 Vicky Keith (Canadá) lo cruzó solo en estilo mariposa tiempo 23: 33’



Todo en Domingo, Caracas agosto del 2002

martes, 16 de diciembre de 2008

Dinamarca /o la Espada de Hielo

Para enfrentar los totalitarismos hay que tener en cuenta
tanto a Auschwitz como a Dinamarca. Esta última invadida por los nazis en abril de 1940. Y en vista de la imposibilidad de remover ese yugo, los daneses optaron por la no violencia activa como forma de lucha. Se la llamó “La Espada Fría”, Cuando un militar alemán entraba a un sitio público, se producía un escandaloso silencio y algunos se levantaban y salían, no se entraba al cine hasta que no
finalizara el noticiero alemán.


El hecho más emblemático de esta política sucedió a raíz de la orden que obligaba a los judíos a llevar el brazalete de la estrella de seis puntas. Ese mismo día por la tarde, el rey Christian X salió a su acostumbrado paseo a caballo portando el brazalete indicado, lo que era una señal para
una población que en 90 por ciento pertenece a la Iglesia Protestante Luterana, de manera tal que, esa noche, todos cargaban un brazalete, haciendo imposible la ubicación de los judíos.
En 1943 fueron enviadas desde Alemania fuerzas especiales para detener y barcos para trasladar a los judíos. Pero el Gobierno danés filtró la información y el resultado fue que
los judíos fueron escondidos por la población en cuestión de horas –a riesgo de su propia vida - toda la sociedad, sin distingos de clases, participó en ese operativo humanitario, de forma tal que de los 7.800 judíos daneses sólo fueron detenidos 500. Y aún así, la presión del estado danés fue tal que no pudieron ser trasladados a Auschwitz, sino a Theresienstadt, un gueto reservado como “vitrina” para los
organismos internacionales humanitarios, y aún así el gobierno danés no dejó de hacer presión para que “sus judíos” tuviesen allí un trato privilegiado. En su hora más aciaga, Dinamarca fue un ejemplo de dignidad que vale la pena recordar.



Leonardo Pizani
, Papel Literario, Caracas, agosto del 2005

martes, 9 de diciembre de 2008

¿Escribirlo Todo? / El Principio de la Economía en la Cuentística Contemporánea


En una entrevista que Hemingway concediera a George Plimpton, comparó el cuento con un iceberg: “Por cada

parte que se ve del témpano, hay nueve décimas que están sumergidas. Uno puede eliminar cualquier cosa que sepa y eso solo fortalecerá el iceberg” en otras palabras, el escritor elige lo imprescindible y lo enseña de forma sintética, escondiendo algo, por lo común de más peso. Sobre esas omisiones Vargas Llosa dice: “No es exagerado afirmar que
sus mejores historias están llenas de silencios significativos, datos escamoteados por un astuto narrador que se las arregla para que las informaciones que calla sean sin embargo locuaces y azucen la imaginación del lector, de modo que éste tenga que llenar aquellos blancos de la historia con hipótesis y conjeturas de su propia cosecha”.


Marco Gabriel Rincón
Diario VEA, Caracas 16 de Julio del 2007

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Vida Después de la Muerte





Es imposible desligar la vida que trasciende la muerte del concepto de Dios. Pues la única forma de concebir que hay vida después de la muerte es sólo si existe un Dios personal interesado lo suficiente en su creación como para encargarse de la supervivencia de su mayor creatura más allá de toda circunstancia, porque de otra forma, las fuerzas de la naturaleza resultan tan inexorables e impersonales que no están en capacidad de hacer una excepción con el hombre, a menos que la existencia de Dios le de garantía de trascendencia más allá de un plano natural.

Harold Sherman, Vida después de la Muerte.