lunes, 16 de marzo de 2009

Díganle adiós a ese Perro...¡ Increíble, todavía está vivo !

Para Lilibel De Matos, amiga del reino animal en general y de los cánidos en particular,





En la Naturaleza Silvestre no suele haber lugar para la compasión, pues ella se desenvuelve en el péndulo que va de la vida a la muerte, si nos referimos al Ártico y la cosa es más dramática aún. Es por eso que estas fotos, donde una osa polar de casi 550 kilos abraza a un perro de trineo (Por lo general, los jurados enemigos) como si se tratara de un osito o un gatito de peluche, es realmente increible. Vale decir que aquí se evidencia la inteligencia canina al ver la quietud del husky para no desairar a la osa ... Claro.


Estas imágenes recorrieron la red, no era para menos. La cosa fue así:


El fotógrafo naturalista Norber Rosing Estaba en la Bahía de Hudson, en Manitoba, para Documentar la Aurora Boreal,



cuando, desde ese desierto blanco, Aparece una mole de media tonelada precipitada como una tromba contra la jauría de sus perros, que para bien o para mal, pues no Pueden escapar Están fijos una traillas Liga. En ese momento Pensó que su única salvación era que la bestia se distrajera matando perros, Mientras Que El disparaba su arma. Pero decidió disparar primero la cámara ... ¡Un momento!
La actitud inicial de los Perros cambió ...


¿Qué pasó? ... El quiere jugar También husky

¿Será que lo trituraron?


En realidad, lo que Quería que era el perro le hiciera cosquillas en la pancita.
-------------------------------

Todavía los zoólogos se devanan los sesos Tratando de Explicar el asunto. La teoría más Aceptada es que la osa Tenía osesnos nostalgia por los que no había tenido y decidió volcar ese cariño materno hacia esos lobos peludos ... ¿O sera el calentamiento global?
En cuanto a Norbert Rosing, todavía le dá gracias a Dios todos lo días por haber salido con vida del incidente y sobre todo, no haber tenido que Regresarse sólo a pié cruzando el desierto ártico.

martes, 10 de marzo de 2009

El Apóstol / y su accidentado camino al Cielo







A la memoria de Rubén Darío Quijano (El Ché Darío) Ministro del Evangelio que siempre estuvo dispuesto a pagar el precio de vivir cada palabra que predicaba.



La crítica especializada coincide en que "El Apóstol" es un hito en cuanto a interpretación filmica y el mejor de los trabajos de Robert Duvall hasta la fecha; y a pesar de los

inconvenientes que afrontó para llevarla a cabo. Duró 15 años tratando de que algún Estudio se interesara por financiar el proyecto, con todo y que tenía el respaldado de uno de los actores vivos mejor cotizados del Mundo, pero al saber que se trataba de un Pastor le daban largas al asunto, hasta que decidió costearlo de su propio bolsillo, además de eso, el
hecho de que en el rodaje se filmara sobre servicios religiosos de congregaciones originales y con pastores en ejercicio que se prestaron para las tomas, hizo que los sectores religiosos conservadores lo tacharan de "usar a la feligresía y a los Ministros del Altar para espectáculos holywoodenses" y peor aún, enfrentamientos con los sindicatos de actores por el uso de personal no amparado por ellos. Pero con todo eso Duvall logró eludir esos escollos para convertirse en un hombre orquesta al escribir, producir, dirigir y protagonizar el mejor film que se ha hecho
sobre el tema y por el cual fue nominado para el Oscar como Mejor Actor en 1998. Mención especial debe tener la
actuación de Farrah Fawcett quien para ese tiempo estaba

vedada por Hollywood pero a la que Duval da la oportunidad de hacer su última película. en cuanto al film propiamente se trata de Sonny Dewell, un predicador pentecostal cuya vida familiar se hunde en el conflicto cada vez un poco más. Vale acotar que no se trata de un santo varón acosado por el pecado y mucho menos de un predicador inescrupuloso que pretende "trasquilar a las ovejas" para sacarles dinero -figura
que Holywood ha explotado hasta el cansancio- o de esos predicadores incrédulos que usan el púlpito con la frialdad
de un oficio rutinario más; pues nada de eso. Se trata de un hombre sin estereotipos que lo perfilen, es más bien un personaje complejo, que por un lado es un fervoroso creyente en Dios contra toda lógica, dispuesto a sufrir cualquier pérdida a causa del Evangelio, y por otro lado peca de arrogante al
creer que es indispensable en su iglesia, lo que le impide asimilar el por qué su esposa y su congregación se atreven
a reemplazarlo. Es el conflicto de un hombre con una fe inquebrantable pero de una humanidad tan frágil que lo lleva, desde la lucha a golpes con un vecino en defensa de sus ovejas hasta al horror de un crimen
pasional, por el cual se convierte en prófugo de la justicia; lo que l
o lleva a internarse en "El Profundo Sur norteamericano" donde intenta "comenzar desde cero" en una comunidad renuente pero que, con su carisma, y sobre todo, su denodado esfuerzo logra, no sólo
  avivar el fervor hacia la Palabra de Dios sino también en darle sentido de unidad y pertenencia.
 
A pesar de estar basado en un guión sin respaldo literario, el expectador tiene la certeza de que se trata de vivencias que, lamentablente pasan pues tiene un regusto a realidad
en una atmósfera de cotideanidad carente de los artificios de dramatismos o de sorpresas de último minuto. Pero aun así, hay escenas "rebuscadas" en donde faltó la tijera de la edición, como la de la piñata de billetes (serían de monopolio) para pretender
recompensar a los jóvenes que hacían trabajo voluntario en
la remodelación de la iglesia, o la de La Convención de
Pastores, que semeja más a un mítin del partido Nazi en Nurembert que a una reunión de líderes evangélicos. Pero insisto
en que esto es la excepción, no la regla en el film. Debe rescatarse también la crítica velada que Duvall hace a los
predicadores que intentan tocar la emoción del público antes que servir el alimento sustancial de La Palabra de Dios, además de señalar el flaco favor que el escándalo y
los gritos hacen a la expansión del Evangelio, en especial en la avasallante denominación pentecostal. Creo que como cristianos debemos tomar esto en cuenta, y más, si viene de parte de alguien que no es un protestante practicante pero que sabe decir las
cosas con respeto y arte. Mención aparte se merece la banda sonora, que va desde la interpretación a capela de los personajes, pasando por coros de niños, blues desde las entrañas de La Luisiana de color, countrys, espirituals, rithin and blues, gospel, hasta llegar a los
Himnos Devocionales y grandes Clásicos de la música de iglesia. Un mosaico de sonidos de verdad celestial (calificativo que encaja , no sólo en tema sino en calidad). Por supuesto
que no se trata de un Musical, no obstante insisto en que es una lástima que no se les dedicó más tiempo a esta joya sonora en el film. F
ilme fascinante, como su personaje central, luchando contra Dios, huyendo de la justicia, pero a la vez corriendo
hacia Dios; un nuevo Jonás pero con motivaciones menos predecibles, cuya interpretación sería impensable sin el trabajo del mismo Duvall, ya sea danzando al ritmo del gospel negro o arengando desde el púlpito, aplaudiendo o aceptando con humildad su gran fracaso, y haciendo que nos conectemos con él al
comprobar que la sentencia de San Pablo de que "Los Dones y el Ministerio son Irrevocables" se cumple plenamente en este hombre y que si bien, es cierto que se trata de un prófugo de la justicia, es demasiado humano como para no identificarnos con él, y adivinar que un hombre con esa fe, no permanecerá caido por mucho tiempo.




Para ver uno de los trailers de la película:








Ficha técnica.
Dirección: Robert Duvall.
Guión: Robert Duvall.
Fotografía: Barry Markowitz.
Música: David Mansfield.
Producción: Rob Carliner, Steven Brown, Ed Johnston, Robert Duvall.
Productora: Butcher's Run Films.

Premios:
- 1997: Nomianada al Oscar: Mejor actor (Robert Duvall)
- 1997: Reconocimiento Especial de National Board of Review

Reparto: Robert Duvall (Eulis "Sonny" Dewey/The Apostle E.F.), Farrah Fawcett (Jessie Dewey), Miranda Richardson (Toosie), Todd Allen (Horace), John Beasley (Brother Blackwell), June Carter Cash (Mrs. Dewey Sr.), Walton Goggins (Sam), Billy Joe Shaver (Joe), Billy Bob Thornton (Troublemaker), Rick Dial (Elmo).