jueves, 25 de febrero de 2010

Cómprennos a Alaska ¡Por Favor!



Esa gigantesca península que se proyecta al oeste de
Norteamérica había estado bajo la dominación rusa desde
los tiempos de la Revolución Norteamericana, pues siempre
fue más practicable desde Siberia que desde Europa, pero
pa
ra la década de 1860 el comercio de pieles había decaido. La nutria de mar, animal inofensivo cuyo único crimen era poseer una piel muy bella, había sido diezmada a casi su extinción y esto era hecho por cazadores a los cuales era casi imposible controlar, y menos en un vasto territorio carente de funcionarios imperiales pues nisiquiera los rudos hombres de Siberia estaban dispuestos a permanecer en él.
Por otra parte, la Guerra de Crimea había desangrado a la Madre Rusia aunado a los pagos de in
dennización a las victoriosas Francia y Gran Bretaña y no podían derrochar esfuerzos en esas soledades sin camino cuando sus propios campos estaban desolados. Por todo esto el zar Alejandro
II
se vió en la necesidad de ofertar el territorio. Pero el comprador lógico era Canadá, en otras palabras Gran Bretaña que limitaba con esas tierras, pero venderle las tierras a la nación que la había humillado en Crimea ¡Nunca! El otro potencial comprador eran los Estados Unidos. Pero la opinión pública
norteamericana no mostró entusiasmo alguno por la posibilidad de esa compra al considerar que se trataba de un desierto congelado con una cacería casi extinta. A
cababan de salir de una guerra fratricida que había mermado a la población ¿Iban a gastar el dinero que necesitaban para la reconstrucción de los antiguos estados confederados botándolo en un lugar donde se verían precisados a hacer más
gastos? ¿Y de dónde iba a salir la gente para "colonizar" un
sitio tan inhóspito, donde hasta los perros se ven precisados a aullar como lobos, si el propio Oeste no había podido ser poblado todavía? ¿Y si aún no habían podido dominar a los indios del propio territorio, iban a echarse encima la colonización de las tribus árticas
en unas condiciones tan adversas?
Y, si ese territorio tuviese un verdadero valor ¿Rusia lo estaría vendiendo? Pero el secretario de estado William Henry Seward no pensaba igual acerca del fulano "peladero". Alaska tenía 1.518.200 km cuadrados de superficie donde caben España, Portugal, Gran Bretaña, Francia, Holanda incluidas sus Antillas, Suiza y Bélgica y todavía quedaba espacio, además posee una franja costera multiplicada por tantas bahías, que
supera en extensión a la de todos los estados de la Unión juntos. Aunque este último detalle Seward lo desconocía, como desconocía muchas cosas de ese territorio que ahora sabemos, de alguna forma lo intuía, pues, luego de que el embajador ruso acudiera a
su casa, dedicó toda esa noche a preparar un documento. Era un Tratado por el que se convenía comprar Alaska por 7 millones 200 mil $
suma que no llegaba a los 5 $ por Km cuadrado (4 $ con 70 centavos para ser más exactos). cuando se anunció el Tratado se formó el gran escándalo
¡Tanto dinero en ese "peladero"! y para ridiculizarla llamaban a Alaska "La nevera de Seward" y otras cosas que mejor es no escribir. Pero Seward argumentó que al menos eso era bueno para retribuir el "espaldarazo" que
Rusia les había dado en los momentos más críticos, al ser la única nación europea que
había apoyado la causa de la Unión durante la Guerra Civil (lógico pues su archienemiga Inglaterra había simpatizado con la Confederación) Y al fín y al cabo ¿Quién estaba al tanto de saber si en un futuro se volvería a necesitar la ayuda de Rusia? Pero el Senado estaba reticente a la discusión del Tratado por esto el negociador ruso se vió
precisado a darle un "empujoncito" al asunto empleando
más de 100 mil $ en lobbye parte de los cuales cayeron en las ávidas manos de algunos congresantes. Por fin y por la diferencia de un solo voto, el 18 de octubre de 1867 fue aprobada la controvertida compra y la bandera de la Unión ondeó ese diciembre en Sitka, por entonces la capital de Alaska. Fue la primera vez que un territorio continental se anexaba a la nación sin tener fronteras contiguas con la misma. ¿Un buen negocio, no les parece?  



Isaac Asimov "Historia de los Estados Unidos desde la Guerra Civil a la Primera Guerra Mundial" Alianza Editoreshttp://www.joseluisavilaherrera.blogspot.com/
Marian Matta

sábado, 13 de febrero de 2010

Estefanía / Cuando una Telenovela "Hace Historia" en todo el sentido de la Palabra


Para mi amiga, la escritora Milagros Mata de Carnevali, indoblegable luchadora en pro de la Democracia


Con esta novela RCTV, Radio Caracas Televisión fue más
allá de lo cultural, al dar a conocer a las nuevas generaciones que no habían vivido lo que era una dictadura, todo lo que implicaba un régimen de facto como fue el del general Marcos Pérez Jiménez. Novela ambientada en la Caracas de los años 50ta del siglo XX. Escrita por Julio César Mármol quien a la sazón, fue un miembro del movimiento estudiantil opositor y sufrió en carne propia la
arremetida del aparato represor y la cárcel del régimen. En
la novela cambió sutilmente los nombres para evitar
Isabel Carmona
conflictos legales, pero todos están inspirados en personajes reales, por ejemplo Estefanía Gallardo es Isabel Carmona de Serra (1935) joven famosa por su activismo conocida en la clandestinidad como "Lydia" y combativa, incluso en las mazmorras del régimen, donde fue a dar; "El Guácharo" nombre en clave del que muchos creen que se refería a Leonardo Ruiz Pineda, líder en la clandestinidad del partido AD Acción Democrática pero el mismo Mármol nos aclara que se trata de Alberto Carnevali Rangel, líder de la resistencia que logró infiltrarse


en el propio estamento militar del régimen, algo inaudito, si tenemos en cuenta que la SN Seguridad Nacional era un
aparato policial muy bien aceitado y eficiente de la dictadura. El dramático recrea el suspenso de las pesquisas persecutorias, el terror de las salas de interrogatorio, el bate doble "A" forrado con colchoneta para no dejar marcas, "el ring", "el refresquito" (la panela de hielo), las zambullidas agónicas en la ponchera con agua del llamado "submarino", "el
gurrufío" -emasculación testicular con pabilo- "el electrocutai'to" y todo el horror que implican estos eufemismos.
Fue la primera telenovela que atrajo por igual al público masculino tanto como al femenino. Cuando se oían los primeros acordes de su tema musical -La Consagración de la Primavera de Igor Stravinsky- el país se paralizaba; tanto así que Venevisión, el canal rival, se vió en apuros pues a pesar de que transmitían a la misma hora Emilia, de la súper exitosa Delia Fiallo, el rating no les levantó.
"Estefanía" es una de esas producciones que se recuerdan más por su reparto que por sus protagonistas, como el personaje que representa a Pedro Estrada Albornoz , el cínico y refinado director de la SN interpretado por Gustavo Rodriguez (1947-2014) siempre vestido con la más exquisita elegancia que recibía de espaldas a los que visitaban su despacho extrayendo un cigarrillo fino de su pitillera de oro con un estilo que hubiese querido para sí el más encumbrado sicópata nazi de la GESTAPO y que en el imaginario venezolano pasó a ser el arquetipo de lo que es "el esbirro". También "El Negro" Miguel Silvio Lanz director de la Sección Política de la SN y mano derecha de
Estrada, siniestro personaje con su eterno habano en los labios y responsable del "trabajo sucio", interpretado de forma magistral por el veterano Tomás Henríquez
(1921-2013) Mármol cuenta que los políticos que habían sobrevivido a esa época, hacían lobbie para que los nombraran en el libreto, de esta suerte de figuración histórico-televisiva no se salvó ni siquiera un hombre tan poco farandulero como lo era el expresidente Rafael Caldera; y la grabación fue tan "acontecida" que Pierina España (la actriz protagonista) refiere que en una ocasión la DISIP División de Inteligencia Policial llevó a cabo un desalojo intempestivo de los estudios donde se llevaba a cabo la grabación por haber recibido el
aviso de una bomba en el sitio. De hecho, Gustavo Rodríguez recuerda que para él era normal recibir llamadas anónimas amenazantes, pero la vez que sintió miedo fue cuando el de la llamaba le dijo todo el itinerario que hacía su hija del colegio a la casa. También cuenta que pasado los años estando en un aeropuerto le presentaron a Pérez Jiménez, que ya había pagado cárcel y estaba en el exilio, y éste le contó que "El Negro" (Miguel Silvio Sanz) había contactado a Pedro Estrada para convencerlo de demandar a RCTV por haberlos usado a ellos para una novela sin su consentimiento, a lo que Estrada replicó: "Déjate de eso Negro, si más bien ¡Esta gente nos hizo famosos!"
Lo importante de todo esto es que la iniciativa de RCTV hizo que los venezolanos, que tienden a ser tan olvidadizos, voltearan hacia su historia contemporánea y tomaran conciencia de que una mala Democracia es preferible a una buena Dictadura, llámese ésta de derecha o de izquierda.





El Nacional. Caracas, 24 de enero del 2010
Alexis Correia alexiscorreia@gmail.com
---------
Los Hombres del Poder / las Verdades de Miguel, Venezuela 19 al 25 de septiembre del 2014
Mario Valdez, marioevaldez@gmail.com / @mariovaldez
------
Breve video de la promoción: http://www.youtube.com/watch?v=h2kdmhSnpVw

Elenco:
Pierina España....Estefanía Gallardo

José Luis Rodríguez...Luis Alberto Seijas "El Guácharo"
Gustavo Rodríguez...Pedro Escobar
Grecia Colmenares...Ana María Escobar
Carlos Olivier....Julio César Ordoñez
Maria Conchita Alonso...Silvana Cataldo
Zulay Garcia...Lala Siejas
Amalia Perez Diaz...Rosalía Gallardo
Hazel Leal...Eglé
Henry Zakka...Gabriel Seijas
Mahuampi Acosta...Mamá Rosa
Carmen Julia Alvarez...Amanda Ordoñez

Oscar Araujo...Suelaespuma
Charles Berry...El Mudito Eúlalio
Rafael Briceño...Jesús Maria Seijas
Lucio Bueno...Victor
Arturo Calderon...Jose Francisco Gallardo
Liliana Duran...Aurora
Pedro Duran...Mano e'Goma
Pedro Espinoza...Monseñor Arias
Virgilio Galindo...Padre Argemiro
Renato Gutierrez...Renato Cataldo
Tomás Henríquez...Manuel Fulvio Lanz