lunes, 25 de octubre de 2010

Miss Sushine, La Pequeña Miss / o, cuando llega la Hora de los Perdedores


Puede que por el título alguien crea que se trata de una peregrina
comedia ligera, no obstante es una maravilla por lo entretenida, singular (sobre todo esto) y aleccionadora historia; con cierto condimento de humor negro, que al igual que la sal y la pimienta hacen de la experiencia algo que se recuerda con gusto. Desde los créditos tiene la virtud de mantener
el pulso del expectador en un crescendo de emociones que no decae en ningún momento.
Trata de una niña no precisamente muy agraciada "Olive" que, accidentalmente, clasifica para participar en un concurso de Niñas Misses en la costa californiana, para lo cual tendrá que cruzar el país de este

a oeste acompañada -para bien o para mal- de su errática familia, su papá, un escritor de un libro de autoayuda al que todo le sale mal y que hace lo imposible por no poner en evidencia sus fracasos, su hermano adolescente de actitud repelente que cultiva sus obsesiones en medio de la más cáustica y
contestataria rebeldía; un abuelo amargado, libinidoso y drogadicto, un tío académico e intelectual pero homosexual y convalesciente de un fallido intento de suicidio "pasional", y la mamá, una fumadora compulsiva que lucha contra el vicio mientras que tiene que lidiar con toda esa fauna de disfuncionalidades
inconexas que representa la familia a su cargo viajando en una clásica fulgoneta de pasajeros Wolwagen -"una chinguita" como les dicen en Coro, mi ciudad venezolana-que al parecer ya dió todo lo que tenía pero que con sus "oportunas" descomposturas tiene la fuerza de otro personaje para complementar la cuadrilla en un viaje lleno de situaciones
imprevisibles y hasta insólitas,

Excelente fotografía, sobre todo las que recuadran los desiertos carreteros de Arizona, lugar donde se filmó el grueso de los exteriores; actuaciones impecables por parte de todo el elenco. Película rica en diálogos cortos y demoledores en medio de situacines grotescas e hilirantes. Si bien, el film plantea el valor del esfuerzo y la
inversión de todos los recursos posibles a la obtención de un determinado fin, no obstante, es una crítica abierta a ese bombardeo obsesivo de ganar-ganar al que diariamente nos somete el mundo moderno y en el cual, la literatura de autoayuda lleva la delantera. Además, plantea, que una familia es más que la suma de sus componentes pues mantener una familia
unida es un logro que rebasa todas las aparentes derrotas que puedan tener los individuos que la componen, de forma tal que
mientras el núcleo familiar se mentenga cohesionado siempre habrá un estímulo y apoyo para comenzar de nuevo. De hecho, un crítico de cine comentó lo siguiente: "Con esta película llegó la hora de los perdedores" No obstante esta película de perdedora no tuvo nada, pues fue nominada para cuatro premios de la Academia en el 2006, entre ellos "Mejor Película" y se llevó dos oscares: Mejor actor de reparto
Akin, que hace el papel del abuelo de Olive - vale decir que hasta ahora tiene el record de ser el actor más longevo en obtener este galardón- y Mejor Guión Original, pero ¿Quieren que les diga algo? Si hubiese sido por mí, le hubuese dado el premio a Mejor Película porque se lo merecía, la cosa es que La Acadenia es un poco reacia a premiar las comedias. Pero no importa,
lo importante es que luego de ver esta pequeña Joya uno queda con un obtimismo que dura por muchas semanas, aunque la lección es para siempre.
 
Una música que nos hace recordar esta película:"Nunca llueve al Sur de California" http://www.youtube.com/watch?v=XqMEEvmfyQU Por favor no dejen de oirla

martes, 12 de octubre de 2010

El Legado Inglés