viernes, 8 de noviembre de 2013

Gravedad Cero

No tenía intención de verla. Sabía que era una fuente segura de estrés y angustia y no me animo a pagar por algo que lo tengo gratis y a diario. Pero me topé con el hecho de que todos los colegas blogueros que sigo, que por lo regular son gente que sabe de cine, la reseñaban y en buenos términos. Así que lo pensé mejor y decidí lanzarme al vacío -nunca mejor dicho- del 3D de Gravity ¡Y nada!...este es otro blog que se suma a los comentarios, con una gran desventaja, y es que mis colegas han hecho tan bien sus entradas que va a ser difícil escribir algo de este film que no se haya escrito antes...Pero, lo intentaré.
Cuando se filmó Súperman (1978) el director, Richard Donner, fue enfático al conminar a su equipo: "si logramos que Súperman vuele, todo lo demás que haga será totalmente creible" y en vista de eso se recurrió a columbrar las cámaras en un entramado de grúas de construcción y luego insertarle el personaje, haciendo de esa película el éxito de
todos conocido. En este caso Alfonso Cuarón hizo algo similar pero con respecto a la ingravidez, fuerte del film.
En cuanto al preciosismo visual, y el espectáculo del "Espacio bucólico" creo que nunca antes la Tierra -"la
esfera azul" o el "Acuario" como fue llamada en una de las históricas transmisiones de la misión Apolo XI y con la cortina musical homónima- ha sido tan visible y a la vez tan inaccesible, con todo los
problemas propios de este suelo, violencia, guerras y contaminación, nunca su acogedora
tibiesa fue tan añorada, al punto de que nacionalidades que rivalizan en la carrera espacial como Estados Unidos, Rusia
y China se ven hermanadas a 400 km de altitud. En órbita el fulgor y la penumbra, amaneceres y anocheceres, se suceden a un ritmo asombroso, a cuya sombra, como el telón de fondo , se pueden ver hormigueos lumínicos que bien pudiesen ser Las Vegas -foco luminoso más notable visto desde el espacio esxterior-
Tokio, El Cairo, Madrid o Caracas.
Es una película que no se limita a el efectismo visual sino que  toca todo los aspectos humanos, el amor, la familia, la supervivencia y hasta aspectos Para-normales o de "ultratumba" palabra que evidentemente no cuadra en el
contexto. La imágen de la doctora saliendo del traje espacial cual crisálida de un gusano es muy esclarecedora de ese aspecto. Los detalles están muy bien logrados: Marvin el marcianito de las caricaturas Loony Tunes, una estatuilla de Buda, un mini-vivero de arroz o la estampita de San Cristóbal cargando en los hombros al niño Jesús mientras cruza un caudaloso río, no en vano se trata del santo del almirante del mar océano, Cristóbal Colón.
Como escritor que soy, me pareció ver un guiño a esa bizantina discusión de los libros de papel vs los digitales, en
el hecho de que en una estación especial de tecnología de punta -y mire que todo lo espacial es tecnología pura- una

libreta de espiral siga siendo la diferencia entre la vida y la muerte.
Y por cierto, hablando de muerte, me pareció una excelente metáfora aquello de "¡Guauuu! qué bello está el amenecer en el Ganges"
No puedo dejar de comparar este film con Apolo XIII (1995) película
basada en hechos reales tanto o más dramáticos que los relatados en "Gravedad" pero que fue superada por ésta en cuanto
a los recursos técnicos, como es natural que lo fuese.

Recomendación: Cuando la vayan a ver por favor no se pongan a sacar cuenta de lo extrañamente rendidor que puede ser un tanque de oxígeno o de que uno que otro objeto no flote como lo hacen los demás que están sometidos a la ingravidez ¡Olvídense de eso y disfrútenla! Es más, creo que la pregunta pertinente la hizo un colega bloguero con el sujestivo nombre de "Gusano-lombriz"
que me apresuro a repetir: 
¿Por qué hay que ver esta película? Porque es seguro que para los que vivimos en este planeta azul la experiencia más cercana a andar por el espacio exterior, puede ser colocarse los lentes especiales 3D, apoltronarse en una butaca de la sala oscura y disponerse a disfrutar de Gravity.

------------------
Fuentes: Lamento no colocar a todos los colegas que leí pues puedo pecar por falta. Pero al que si recuerdo es a Ethan cuando me invitó a dar "el salto al vacío"
 a Alexis Correia y a
http://gusanoylombriz.blogspot.com/

martes, 5 de noviembre de 2013

El Novelista: "Un poeta frustrado"

En abril de 1961 tuvimos el privilegio de que William
Faulkner (1897-1962) hiceses una breve visita a Caracas, y en uno de los  foros que concedió, José Ramón Medina (1921-2010) le preguntó por qué había dejado de escribir poesía, a lo que Faukner respondió:
"A mi juicio todo novelista es un poeta frustrado (...) partiendo de que el escritor siente la belleza de la vida y trata de expresarla
con la magia que eso implica. Esa es su misión, sumar todo eso en una frase tan brillante y esclarecedora como un relámpago. Lo ideal sería resumirlo en las cuatro líneas de un soneto, pero por lo regular no lo logra. Es allí donde recurre a las diez cuartillas de un cuento, a estas alturas ya es un cuentista, pero a veces ni así logra su objetivo, entonces recurre a
las cien mil palabras de una novela."

Revista Feriado de El Nacional, Caracas 7 de abril de 1961