jueves, 4 de julio de 2013

Esclavo de Dios / Las Entrañas del Terrorismo Internacional hurgadas por el Cine Venezolano

Si hay un filme que añade versatilidad, internacionalismo y engranaje corporativo a la pantalla nacional y que  ¡En fín! es el signo de la mayoría de edad del cine venezolano, ese
es "Esclavo de Dios"
Toca el espinoso tema del conflicto palestino-israelí de forma cuidadosa y seria -esto último pocas veces visto en el cine venezolano que por lo regular siempre obta por la chanza hasta en los melodramas-. Basada en los hechos que rodean al atentado contra la Asociación Mutual Israelí
de Argentina AMIA en 1994 y en su trama devela el siniestro mundo del terrorismo internacional y el de los métodos -tan siniestro como los primeros- de agencias como El Mossad y la filtración clandestina "colaboración"
le dicen, de organismos como La Secretaría de Inteligencia del Estado SIDE argentino, además de la indiferencia interesada de la DISIP División de Inteligencia Policial venezolana en aquellos tiempos -y puede que hoy más- pero sobre todo la absurdidad de los fanatismos político-religiosos y la convicción de que la Justicia nunca será una
La Espada de Gedeón

convidada de piedra, por lo que la apuesta por la tolerancia en las diferencias es lo mejor para destrancar este Horroroso juego, que por cierto nos recuerda filmes como Munich  2005 o ese magnífico film de suspenso de Michael Anderson que fue "La Espada de Gedeón" 1986.
Volviendo a lo que nos ocupa, se trata de la ópera prima de Joel Novoa, quien, vale decir, ha estado obsesionado con el tema desde que el 11 de septiembre del
 2001 se enfermó de dengue y se le frustró un viaje que tenía como conexión uno de los aviones que terminó empotrándose contra las Torres Gemelas.

Coproducida con España y Argentina, con locaciones en cuatro países con mayor carga en Caracas y en Buenos Aires, guión  del uruguayo Fernando Butazzoni 
(finalista del premio de Novela Rómulo Gallegos del 2009) música de Emilio Kauderer (quién musicalizó la oscarizada "El Secreto de sus Ojos") con el naturalismo actoral de un profesional como lo es el argentino Vando Villamil y el venezolano- kwaití Mohammed Alkhaldi un actor que fue "descubierto" cuando trabajaba como entrenador de artes marciales y "diyei" en la costera población venezolana de Choroní.
La cinta no ha dejado de generar reacciones alérgicas entre las autoridades chavistas venezolanas similares al mismo mal que aqueja a los protagonistas de la cinta, ese de no aceptar una religión que no sea la suya ni respetar el carácter laico de las relaciones humanas y arremeter contra la fraternidad, la prueba está en que el CNAC Centro Nacional Autónomo de Cine -órgano del Estado para la promoción del cine venezolano y en cuya página no figura esta película por ninguna parte- como no la podía prohibir, no tuvo otra mejor idea que "encasquetarle" en los diez minutos previos de publicidad, un video panfletario  justificando los atentados terroristas pro-palestinos. Con la 
Joel Novoa Schneider (director)

creencia de que boicotean así el filme, no sabiendo que si hay algo que expande la difusión es precisamente la polémica pues es un valor agregado a éste, ya de por si, excelente film
--------------------------
 
Enlace para ver el trailer:
http://www.youtube.com/watch?v=RffA063dw-k
Ficha técnica
Actores: Mohammed Alkhaldi, Daniela Alvarado, Devorah Lynne Dishington, Laureano Olivares, César Troncoso.
Guión: Fernando Butazzoni.
Música: Emilio Kauderer.
Producción: Rubén Hornillo, José Manuel Novoa.
Dirección de fotografía: Carlos Ruiz Rodríguez.
Vestuario: Marianela Ríos.
Montaje: Manuel Trotta, Xue Yin. Sonido: Damián Montes.
Dirección de arte: Matías Tikas.
Cásting: Elia Schneider.
FICHA ARTÍSTICA:
Admed: Mohammed Alkhaldi.
Aqsa: Devorah Lynne.
Inés: Daniela Alvarado.
Tobías: Rogelio Gracia.
Rozenblat: Marialejandra Martin.
Tarik: Laureano Olivares.
Hamzah: Ayman Samman.
Comisario: César Troncoso.


David: Vando Villamil.

DATOS DE LA PRODUCCIÓN:

Duración: 90 min.

Producción: Arlequín Films; Lavorágine Films; Aleph Media.