lunes, 30 de diciembre de 2013

"Yo no Olvido al Año Viejo" / Clásico de la Música Caribe

Introducción de Clarinete al estilo de las bandas de Foxtrot,
Tony Camargo
con el característico eco de las Big Band de los 50ta respaldada en la segunda parte por las trompetas a todo pulmón, y que mantienen una cadencia rítmica que hace "mover el esqueleto" así usted no lo quiera, es el aviso, con voz aguardientosa de por qué no se olvida el año viejo explicado en las voces de un coro de falsete agudo: "Me dejó una chiva, una burra negra, una yegua blanca y una buena suegra" 

Esta mezcla de porro y Foxtrot es sin duda la canción más sonada en cualquier fiesta de fin de año
latinoamericana en especial de la Cuenca del Caribe. Pero lo que poca gente conoce es que ese Año viejo al que se refiere Camargo es al 1953..!!!!
En efecto ese fue el año en que se editó. De forma tal que este més -estoy escribiendo en el 2013- se cumplen 60 años de su salida al ruedo. 
Cantada por el mejicano Tony Camargo (1926) quien, por cierto, tiene el caché de haber
Crescencio Salcedo
grabado con Agustín Lara, Benny Moré, José Alfredo Jimenez, Pérez Prado y tantos otros y que además de este éxito tiene también el famoso merengue dominicano de "El Negrito del Batey" escrito por Medardo Guzmán.

 En una visita de Camargo a Venezuela oyó  "El año Viejo" y quedó fascinado. Es bueno acotar que la canción pertenece al colombiano Crescencio Salcedo (1919-1976) pintoresco juglar conocido como "El flautista de los pies descalzos".
La pieza fue grabada en los Estudios de la RCA Víctor de México con la orquesta de Rafael Paz y es sonido obligado junto a los cañonazos de Fin de año.
¡Que el Señor los Bendiga a todos, en especial a los latinos que están lejos de su terruño! 
--------


Enlace para oir la pieza: 
www.youtube.com/watch?v=M7iSXZsb9I4


Agradecimientos:
www.ritmosdenavidad.blogspot.com
www.herencialatina.blogspot.com
www.aesamic.blogspot.com www.lascancionesdelabuelo.blogspot.com

sábado, 21 de diciembre de 2013

Los Marcanos / Marcando Pauta en las Navidades Venezolanas


A donde quiera que ha ido esta familia (y sus cercanos

colaboradores) han dejado bien plantada la venezolanidad navideña, pues se han dedicado a los aguinaldos con profesionalismo pero también con la devoción de esas tradiciones navideñas que nos hacen rememorar la infancia. Digamos
que Los Marcanos llevan esa alegría y espíritu de equipo
Hallaca, plato navideño venezolano

que existía en los hogares venezolanos a la hora de confeccionar las hallacas (suerte de tamal de masa de maiz y guiso envuelto en hojas de plátano) antes del 24 de diciembre, pero en un plano musical. 
Son un grupo numeroso de cantantes uno que otro instrumentista (instrumentos de distintas familias) algo
más parecido a un "vente
tú" sin pretensiones innovadoras, eso a pesar de que la música de raiz tradicional venezolana está siendo modificada por todas las tendencias y los virtuosismos de una generación que está añadiendo valor agregado con

técnicas de punta en cuanto a sonido y ritmo, esta familia en cambio opta por el sonido conservador sin mayores arreglos "tradicionalista pues" pero que a despecho de lo que hubiese sido la indulgencia familiar mantiene un sonido
vocal con una disciplina tal que por momentos nos parece
que estamos en presencia del Orfeón universitario. En realidad la afición, y la profesión (pues hay muchos académicos) por la música es algo que siempre habían cultivado de en el ámbito de la reunión anual de la familia,hasta que un día , sin mucho
planificar surgió el proyecto. Al respecto Clara Marcano, concertista de piano y directora nos cuenta: "En 1997 me tocó presentar un recital en La Quinta Anauco, y como era víspera de la navidad se me ocurrió la idea. Dí mi recital y para cerrarlo, invité a mi familia para que subiera al estrado a cantar tres aguinaldos conmigo. La impresión en el público fue tremenda cuando vieron que al lado de ellos surgían los integrantes con sus instrumentos que hasta ese momento estaban allí de incógnitos. Fue tan buena la acogida que nos

dedicamos en serio al proyecto". Y con respecto a como ensamblan su sonido nos dice:
"Comenzamos la primera semana de septiembre, elegimos el repertorio y ensayamos todos los sábados cerrando con una merienda familiar". El grupo va de 30 a 50 personas con edades que van desde los 10 años hastas los 90. Canciones como "Casta paloma" "La barca de Oro" "Aguinaldo cumanés" (cuidado muchachos miren que hay viene) y un largo rertorio. Es lamentable que por tener tan solo pocos
años
grabando (12 años) no son muy conocidos por la comunidad venezolana que se ha visto obligada a emigrar en estos años (estoy escribiendo en diciembre del 2013) por eso es que necesitan más divulgación en el exterior.
Pero, a pesar de los avatares que no es preciso indicar, la convicción del largo aliento del proyecto está representada en las palabras de Clara: "Esto es hasta que el cuerpo aguante, y cuando ya no estemos los más viejos entonces vendrán los más jóvenes"

Material de consulta:
Isabel Delgado
Todo en domingo 1º dic 2013
idelgado@el-nacional.com


http://www.youtube.com/watch?v=B-R3PuWADAM