viernes, 12 de septiembre de 2014

Agustín Lara y su "María Bonita"



Para Alí Rafael Reyes

Al hablar de la música hecha en México, no podemos dejar de nombrarlo. El primer piano que conoció fue uno vertical un poco deteriorado que estaba en la escuela donde su tía era directora y él era solo un niño -manejo de influencias- Fue un  músico precoz que ya a los 13 años estaba
trabajando como pianista en un "club de señoras" eufemismo que designa un sitio de disipación noctámbula, si  tomamos en cuenta que las producciones de los artistas suelen ser autobiográficas, podemos ver reflejada esta etapa en los títulos Aventurera, Pecadora, Te vendes, etc, aunque no solo esto marcó su música, también su fisionomía, ya que en uno de esos antros una de esas señoras, en un ataque de celos, le arrojó una botella rota causándole una cicatriz que le marcó el lado izquierdo del rostro, pero tómese en cuenta que antes de esto no era muy agraciado que digamos.  De hecho, sus comienzos en farándula fueron en la emisora XEW en
1930, y a eso se refería así "Menos mal que comencé en la radio, pues si el público me hubiese visto la cara en televisión, la gente hubiese salido corriendo".
El locotor Pedro Lelli lo bautizó como "El flaco de plutonio" Pero lo importante es que su música se escuchó en todo el mundo de habla hispana, sobre todo en España, a la que dedicó muchas canciones, en especial Granada, pieza que ha formado parte de la lírica y que ningún tenor que se respete puede dejar de interpretar. Pero también el mundo anglo fue seducido por sus composiciones, gracias a Solamente una vez que le dedica a su amigo José Mujica cuando éste abrazó los hábitos, y que se hizo popular en Estados Unidos bajo el título de You Belong to my Heart, apareciendo en el cine de Hollywood y en discos de Bing Crosby y Frank Sinatra.
Pero su canción más recordada, se la dedicó a María Felix, la diva más importante de la edad de Oro del cine mexicano, conocida popularmente como "La Doña" por haber hecho el papel del personaje venezolano "Doña Bárbara". Es bueno acotar, que María, en sus tiempos de vivir en el seno de una familia de escasos recursos y siendo una jovencita desconocida y pobre -en este caso la palabra "humilde" no cabe para ella en ninguna parte, no lo fue antes y mucho menos después- se dice que oía a Agustín Lara cantando en la radio y le dijo a sus amigas "Con ese hombre me voy a casar yo". Pasó
mucha agua bajo el puente pero llegó el momento en que esas palabras se cumplieron. La boda se celebró el 24 de diciembre de 1945 en Acapulco. Los dos ídolos de México se casaban, así que se botó la casa por la ventana. Se puede decir que todos los invitados eran lo más granado de la farándula, y los tríos y mariachis se sucedían uno mejor que el otro. Hasta que, el novio se sentó al piano y comenzó los acordes de una canción inédita, la cual interpretó el
cantor del momento Pedro Vargas, -quien por sus ojos rasgados fue apodado por Lelli como "El samurai de la canción"- y a mitad de la canción se unió de forma sorpresiva pero oportuna, un mariachi de más de cuarenta músicos. La canción era "María Bonita". Mejor regalo de boda no se podía esperar.
Pero, como suele pasar en los matrimonios de farándula, los celos de María -más de índole artística que sentimental- hicieron que el matrimonio escorara en divorcio. No obstante para La Doña, esa relación nunca se pudo olvidar, pues cada vez que hacía su entrada en un evento, era recibida con las notas iniciales de "María Bonita".
---------
Para oir la canción, invito a pulsar este enlace http://www.youtube.com/watch?v=Le8A8YEoosw

Fuente consultada: 
Eleazar lópez Contreras "Swing con ron" Las Verdades de Miguel, Venezuela, 7 al 13 de junio del 2014

-eleazarlopezc9@gmail.com