martes, 16 de diciembre de 2008

Dinamarca /o la Espada de Hielo

Para enfrentar los totalitarismos hay que tener en cuenta
tanto a Auschwitz como a Dinamarca. Esta última invadida por los nazis en abril de 1940. Y en vista de la imposibilidad de remover ese yugo, los daneses optaron por la no violencia activa como forma de lucha. Se la llamó “La Espada Fría”, Cuando un militar alemán entraba a un sitio público, se producía un escandaloso silencio y algunos se levantaban y salían, no se entraba al cine hasta que no
finalizara el noticiero alemán.


El hecho más emblemático de esta política sucedió a raíz de la orden que obligaba a los judíos a llevar el brazalete de la estrella de seis puntas. Ese mismo día por la tarde, el rey Christian X salió a su acostumbrado paseo a caballo portando el brazalete indicado, lo que era una señal para
una población que en 90 por ciento pertenece a la Iglesia Protestante Luterana, de manera tal que, esa noche, todos cargaban un brazalete, haciendo imposible la ubicación de los judíos.
En 1943 fueron enviadas desde Alemania fuerzas especiales para detener y barcos para trasladar a los judíos. Pero el Gobierno danés filtró la información y el resultado fue que
los judíos fueron escondidos por la población en cuestión de horas –a riesgo de su propia vida - toda la sociedad, sin distingos de clases, participó en ese operativo humanitario, de forma tal que de los 7.800 judíos daneses sólo fueron detenidos 500. Y aún así, la presión del estado danés fue tal que no pudieron ser trasladados a Auschwitz, sino a Theresienstadt, un gueto reservado como “vitrina” para los
organismos internacionales humanitarios, y aún así el gobierno danés no dejó de hacer presión para que “sus judíos” tuviesen allí un trato privilegiado. En su hora más aciaga, Dinamarca fue un ejemplo de dignidad que vale la pena recordar.



Leonardo Pizani
, Papel Literario, Caracas, agosto del 2005

23 comentarios:

Clau dijo...

cada día se aprende algo nuevo, definitivamente. Muy ilustrativo tu relato.

Es realmente admirable cómo una sociedad se puede unir para un propósito determinado y conseguirlo...si tan sólo en nuestros países nos convenciéramos que la lucha pacífica es posible, todo sería mejor.

En mi país el único ejemplo del que yo he sabido de fuerza pública fue el año pasado, cuando los diputados habían decidido aumentarse el salario (que ya es como de $4,000 US)y se hizo público antes que lo aprobaran. La gente empezó a llamar a los medios de comunicación para protestar y no se hablaba de otra cosa en todos lados...fue tanta la presión que, al menos por esa vez, no se lo aumentaron.

Melvin dijo...

Muchas gracias Alí por el seguimiento y el interés por mi blog. No había tenido mucho tiempo de visitar el tuyo todavía y por lo que leo en futuros galardones lo tendré en cuenta.

La verdad es que la actuación de los daneses, y tengo entendida que también de la de los noruegos y mucha gente en Holanda, fue admirable en su oposición a la persecución contra los judíos durante la ocupación nazi.

Un saludo.

David Carrascosa dijo...

Conocía la historia aunque nunca está de más el recordarla. Quizá Gandhi también la conociera y extremase su "no violencia".

Saludos!!

Alí Reyes H. dijo...

CLAU: Tienes razón Clau. Si algunos tienen que aprender de los daneses, somos los latinoamericanos de principio del siglo XXI.

MELVIN: Bienvenido a esta casa. Y en cuanto a lo que dices acerca de Holanda y Noruega, son otros ejemplos de "lo bueno dentro de lo peor de la guerra", por decir algo, claro. Lo importante no es definirlo, sino retomarlo PPUES LOS TOTALITARISMOS NO HAN DESAPARECIDO.

DAVID: En fecto, la no violencia tiene raices comunues, como la Humanidad.

Miguel Ángel dijo...

Un rey y un pueblo ejemplares en un momento de nuestra historia reciente que no tiene nada de ejemplar.

Gracias por recordarlo.

¡Que no se nos olvide ni el ejemplo ni la historia!

Saludos cordiales

LauraGalletita dijo...

Será por eso que nosotros somos latinos y ellos nórdicos?
Justamente son países donde la pobreza no existe (como la conocemos nosotros... si vieran Uds a qué le llaman pobreza por esos lugares), y la educación es excelsa.
Parece mentira, y al mismo tiempo es evidente que las instituciones marcan una nación...

Abrazo!

Jóse dijo...

Alí, me has enseñado una joya. Desconocía por completo este trozo tan valioso de la historia y con tanta importancia para el pueblo judío.

Tendré que seguir investigando de eso.

Un abrazo.

Shalom.

Josep dijo...

Noble gesta. El valor col·lectiu, com la covardia col·lectiva, ens dóna lliçons.

Nora dijo...

Precioso el relato, Alí. Y sí, hay que tenerlo bien presente porque los totalitarismos NO han desaparecido...

Cornelivs dijo...

Bueno, este relato me ha encantado, por dos cosas: primero, porque no lo conocia, y he aprendido una buena leccion, cosa que te agradezco; y otra, porque la sociedad danesa demostró un alto grado de altruismo y de civilización. !Bien por ellos!

Un abrazo

EOP/Biografías dijo...

¡Y el Señor no desamparó a Dinamarca!
Shalom hermano!

Coki dijo...

No conocía esta historia y me pareció maravillosa.
Gracias por compartirla!

Prometeo dijo...

Eso es lo bueno de este blog, se aprende. Eso de la espada fría no l sabía. Adelante y éxito.

Alí Reyes H. dijo...

MIGUEL ANGEL: Tu texto es antológico "Una naciòn ejemplar en medio de un momento nada ejemplar"

LAURA GALLETITA: Me dices que la diferencia entre los nórdicos y nosotros los latinos es que prácticamente no tienen pobreza y que su educación está muy desarrollada, en consecuencia pueden dar esos ejemplos de humanidad a gran escala...Con el debido respeto, difiero de tu planteamiento, pues creo que siempre habrá la tentación del totalitarismo en cualquier sociedad por màs desarrollada que sea. Por ejemplo ¿Cómo es posible que la Alemania del 30, que era en ese momento parte de la cresta de lo que eran las sociedades más tecnológicas, instruidas y avanzadas de su momento, haya llegado al punto en que llegó?

JOSÉ: Si he podido darte una información nueva, entonces valió la pena haber publicado el post. Shalon hermano.

JOSEP: Bienvenido a esta casa Josep. Agradezco tu comentario, y sobre todo, la iniciativa de venir a visitarnos.

NORA: Menos mal que pasates por aquí, es que quería decirte que no te he visitado como debe ser porque al parecer hay algo que estoy haciendo mal cada vez que entro en tu página, que no me permite hacer los comentarios. tendré que escribir a tu correo. Envíamelo por fa.

CORNELIVS: Es difícil decir algo de lo que tú no estes enterado...Bueno, me siento orgulloso por ello. Gracias hermano.

DANIEL BIOGRAFÍAS: De verdad que el Señor recompensó a Dinamarca, la prueba está en lo que se ha convertido esa nación. Dios no le debe nada a nadie ¿Verdad?

COKY: ¡ Pájaro de mar por tierra! (risas)...Es una forma venezolana de saludar a alguien que hacía tiempo que no veíamos. Gracias hermano, y en contacto.

PROMETEO: Cuando uno sabe que está aportando al conocimiento de los demás, es cuando trabaja con más ahínco, y eso es algo que tú sabes más que nadie pues eres un docente. Que el Señor te bendiga hermano.

luispdzp dijo...

Hola Ali:

Pasaba a ver que cosas buenas nos tenía, y me encontré con este post, que nos pone a reflexionar sobre la conducta de algunos pueblos, en ésta el pueblo tuvo un comportamiento digno, pero lamentablemente en otros el comportamiento es diferente.

Esperemos con el favor de Dios que los pueblos viven en un clima de paz, hermandad y solidaridad.

Dios te cuide.

LauraGalletita dijo...

A veces, por querer resumir, termino no dando a entender lo que escribo  :(

Lo que quiero señalar es precisamente que la diferencia entre nórdicos y latinos no es la educación y falta de pobreza: en todo caso estos dos serían el resultado de su propia idiosincrasia, de sus propias instituciones (en el sentido antropológico de la palabra: la forma en que se relacionan los seres humanos de una determinada sociedad o colectivo, buscando el mayor beneficio para el grupo. Son los usos, hábitos, costumbres o normas por los que se rigen las relaciones sociales y económicas entre los miembros del grupo.)

La respuesta a tu pregunta es ésa: porque la idiosincrasia de Alemania del ’30 estaba bien alejada de la de Dinamarca y Noruega. Del mismo modo podés separar las instituciones de Irlanda y Gran Bretaña, o de Francia y España, de Cuba y USA, de Colombia con Venezuela, de Bolivia y Chile… y así puedo seguir nombrando de a pares a todos los países del mundo.

Un abrazo!

Alí Reyes H. dijo...

LUIS: Confío en que el post no haya desfraudado tus espectativas. Y aplicando el caso. Esperemos en Dios que las generaciones futuras digan de nosotros lo que nosotros decimos de los daneses.

LAURA: Gracias por tu aclaratoria Laura. Y como tú dices, lo importante es ser coherentes con nuestra consciencia individual para poderlo ser como pueblo.

saroide dijo...

Hola, Alí. Gracias por entrar en mi blog y dejar tu comentario. Acabo de entrar en el tuyo, ¡y me gusta mucho! Me ha parecido interesantísima esta entrada, no tenía conocimiento de esta actitud de los daneses de frialdad contra el invasor, que tan buen resultado parece haberles dado. Gracias por compartirlo. Como dice Terminator: ¡Volveré!

Clandestino dijo...

Ejemplar y ejemplarizante. Bonita historia con final ¿feliz?

Dinamarca era/es un pueblo culto, valiente y unido. El enemigo era extranjero y común a toda la nación. No hay que olvidar que los judíos eran ciudadanos noruegos de pleno derecho. Supieron utilizar su unidad como arma contra un enemigo militarmente poderoso, pero anímiacamente más débil, por brutal y primitivo, que solo conocía las armas del poder y la violencia. El éxito residió en la piña social e ideológica, articulada por su principal referente en la figura de su rey.

Pero cada genocidio o tiranía, se desarrolla en una situación que requiere unas tácticas que se ajusten a sus propias circunstancias. Esa actitud de pasividad modélica, sería un estrepitoso fracaso aplicada en una sociedad más versátil y dividida, sin referentes que los articulen y sobre los que poder edificarse una postura recia y ejemplar. Muy especialmente si es agredida desde sus propios instentinos, previa división y enfrentamiento, no exento de odio y resentimientos, como son los casos de Venezuela o especialmente el de España, donde llevamos más de cuarenta años esperando vencer al terrorismo, solo apelando a su "piedad". Todos menos el estado que los financia y legitima. Un estado que se ha degradado muy por debajo del que sufriéramos durante la dictadura de Franco, tras treinta años de malversación, violación de derechos, corrupción, mentiras y estafas, sobre una inexplicable sumisión y aceptación de todos los que lo sufrimos.

Finalmente hay que recordar la no menos explicable actitud de los judios, en los campos. Aquí teniamos a un gran pueblo al que el socialismo del III Reich un buen día decide deshacerse de él, en base a una milonga racial, cuando realmente el objetivo era expoliarlos para obtener benficios rápidos para financiar sus conquistas europeas. También ellos adoptaron una cívica actitud pasiva, pero con la diferencia de que en este caso les supuso más de seis millones de asesinados, por una gente que los asfixiaban o quemaban porque no tenían balas para ejecutarlos.

En este caso siempre quedará la duda de cuantos millones de vidas se habrían salvado si se articulan y recurren a la violencia y se deshacen de sus guardianes, escasos y mal armados. No es probable que esto hubiera aumentado la cifra final de muertos, pero sí había muchas posibilidades de bajarla. Solo tenían dos opciones posibles: Dejarse matar como corderos. O morir luchando por sus derechos, y como consecuencia de ello, conseguir que pudieran sobrevivir una gran cantidad de ellos, mediante el mérito de deberse su propia vida. Estoy convencido de que optaron por la más nefasta.

Me atrevo a aseverar que no habrían muerto ni la mitad y lo habrían hecho en el ejercicio del deber y derecho a legítima defensa de la vida y de su dignidad, frente a los desalmados.

Estoy completamente seguro que el pueblo judío jamás volverá a cometer el error de adoptar una actitud pasiva y dejarse robar o matar como conejos.

Alí Reyes H. dijo...

SARA: Bienvenida a esta casa, y te recuerdo que te comprometistes a cumplir las palabras del famoso robot. Gracias

CLANDESTINO: Buena definición de lo hecho por los daneses "piña social e idiológica" Y en cuanto a lo que dices acerca de ese método, es verdad. De hecho, fue el mismísimo Ghandi quien propuso combatir a Hitler con la no violencia. Bueno, la misma historia demostró que eso no servía para todas las circunstancias, pues con el mismo método conque logró sacar al imperio inglés del subcontinente indio, no pudo detener el desgarre de su patria en dos naciones enfrentadas, ni evitar el derramamiento de sangre que ello implicó, a pesar de que murió en el intento.

Clandestino dijo...

Exacto Alí. No recordaba el caso de la India, como escenario de las dos caras de una misma moneda. Una cara donde la no violencia vence a toda una potencia como el imperio británico, pero no sirve para detener la sangría que supuso la separación de Pakistán.

Se dan claramente dos circunstancias muy diferentes u opuestas. Mientras en la primera el enemigo de todos los indios es el invasor, en la segunda el enemigo de los indios son los indios.

En el primer caso el propio invasor les provee de su principal arma: La unidad nacional sin fisuras. Mientras que en el segundo se produce una guerra como consecuencia de una previa labor de odios y resentimientos étnicos, sociales y religiosos. Los conflictos civiles suelen ser viscerales, crueles y sangrientos, y los menos evitables llegados a un punto sin retorno.

Alí Reyes H. dijo...

CLANDESTINO: Que Dios nos ampare y nos favorezca. Me siento afectado por lo que dices pues en Venezuela estamos viviendo una siembra de odios que encaja en el perfil que acabas de describir. ¡Que el Señor tenga piedad de nosotros!

Marcelo L. Cambronero dijo...

¡Bellísima historia! Gracias