Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2019

El Sol no regresa (aunque lo ha estado haciendo a ambos lados del Charco)

Imagen
Para Bervelys Reyes Esta banda es un ejemplo de lo que dijera Nuestro Señor acerca de que "No hay profeta con honra sino fuera de su tierra".  Su nombre,  Quinta Estación , está referido al número de estaciones del Metro Madrileño, que sus miembros debían andar para reunirse a ensayar (de Las Matas  a Pozuelo). Hubiesen seguido repartiendo demos y cantando en una que otra cervecería si no fuese porque decidieron cruzar el Charco, logrando firmar contrato con una disquera mexicana.  Esta canción en particular, les abrió el mercado sudamericano de par en par.  Compuesta por Jonh Williams Hartfiel , se trata de una verdadera paradoja pues su música es muy alegre pero la letra retrata una situación devastadora enmarcada en las largas carreteras de los desiertos mexicanos. Se trata de un pop convencional, sin embargo, la letra y los oportunos gritos indígenas, dejan en la boca el amargo sabor del tequila.

Oh sole mio... ¡En bolero!

Imagen
Un par de anécdotas para ilustrar la importancia de esta canción napolitana.  En 1920 , durante las Olimpíadas de Ámberes, Bélgica . Ocurrió un suceso que ha podido ser una debacle diplomática. Resulta que cuando Italia rompe el celofán del medallero de oro, a la orquesta se le había traspapelado la partitura del himno italiano. Vale recordar que era la primera Olimpiada luego de la carnicería humana que fue la Gran Guerra donde Italia fue una de las participantes. Así que, sin perder tiempo y con la mayor sangre fría, el Director de la orquesta recurrió a una canción conocida por los músicos y los dirigió en la interpretación de O sole mio . El estadio estalló en una larga ovación. Pero no solo se trata de la carta de presentación de Italia en el mundo, sino también tiene importancia cósmica. En abril de 1961 , la Volstok circundaba la órbita terrestre llevando al primer hombre que salía del Planeta y, eventualmente, regresaría para contarlo. Fue la primera vez que ojo hu