Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2023

Cuentos de una Bitácora quinceañera / ¿ De dónde viene el nombre de "tigrero" ? / Primera parte

Imagen
Para celebrar los quince años de este blog he decidido responder a la pregunta: ¿de dónde salió el nombre de la página ? Les adelanto que se refiere a mi primer cuento. Pero antes de que lo lean, quiero que sepan qué fue lo que me motivó a escribirlo ... aunque… para ello tenga que extenderme a echarles otro cuento… así que, paciencia conmigo. Todo comenzó cuando, finalizando la década de los 70,  inicié unos viajes a la Amazonia venezolana. En realidad se trataron de unos recorridos iniciáticos, de esos que te cambian la vida. Es importante el detalle de que, para llegar a esos lugares solo se podía acceder por vía fluvial, remontando el Orinoco desde Caicara en la región guayanesa  — algo que podía durar semanas — o durar horas por avioneta desde San Fernando de Apure, la ciudad llanera más recóndita del sur venezolano, como fue en mi caso. Eso sí, después de cruzar medio país por tierra desde Caracas. El aterrizaje fue en Puerto Ayacucho, por aquel entonces, un pequeño asentamie

La Reina vallenata y la Princesa guajira / Isabel Sofía y Sara Acosta

Imagen
  Mi objetivo es que los no iniciados puedan introducirse en el mundo de la música "nativa del Valle". Para ello ya hemos hablado de Carlos Vives y Egidio Cuadrado quienes  ( 1 )  han dado a conocer esta música al mundo, pero en realidad se trata de una fusión con pop y rock, el caso es, que todavía nos falta sumergirnos, hasta llegar al vallenato de falsete y "lloriquea ' o", el tradicional. Para ello pasaremos por esta suerte de transición pero con algo alegre: tres subgéneros colombianos de la mano de Sara Acosta , la Princesa guajira y la reina Isabel Sofía , y vale resaltar que estos títulos nobiliarios fueron ganados en sendos festivales de vallenato femenino llevados a cabo en Valledupar. Así que, con ellas haremos un recorrido por la geografía vallenatera:    Se trata de dos porros, Caimito  (  Emir Boscán  ) y Mata de Ca ñ a  ( Eliseo García y Calixto Ocha ), La Cumbia Cienaguera  ( Esteban Monta ñ o ) y un vallenato merengue El guayabo de la

El hechizante canto de una sirena / Tanja y Nightwish

Imagen
No sé qué pensarán ustedes pero, para mí, oir esto ha constituido una experiencia hipnóptica. Se trata de The siren en la voz de Tanja Turunen con la banda finlandesa de metal sinfónico Nightwish , grupo tan particular que hasta fue tema de una tesis doctoral  ( 1 )  Pero quiero insistir en la vocalista, esa suerte de "Lili Monster" que fulmina con una mirada que parece provenir, no de lo profundo del mar sino del mismísimo abismo y que asombra cuando rasga las notas del rock con su atiplada voz de soprano lírico  — vale acotar que se trata de una pianista y sobre todo, cantante clásica que comenzó sus estudios musicales a los seis a ñ os — y que en algún momento del canto su voz parece desdoblarse en dos desde la misma garganta. En fin, creo que es mejor detener la lectura para que procedan a oirla      La canción pertenece Toumas Holopainen , el tecladista y líder del grupo, y es la traslación de la epopeya homérica del viaje de Ulises a Ítaca enmarcada en un escenario nó

Estoy llegando, ya llegué / Eliana Pittman

Imagen
  Hoy traemos una samba compuesta por Eliana Da Silva , más conocida como Eliana Pittman , una artista que, a pesar de ser carioca, pasó sus primeros a ños de carrera musical recorriendo los Estados Unidos de costa a costa y pudo codearse con gente como Sammy Davis junior , Nat "King" Cole , el presentador de televisión  Jack Parr y el propio Louis Amsgtrong, todo esto gracias a que su promotor era su padre político, el saxofonista y clarinetista de jazz, Brooker Pittman  ( 1909 − 1969 ) quien, al advertir lo prometedora de la carrera de su hija adoptiva, le recordó que, a pesar de su dominio del rithin and blues  y algo tan difícil como el jazz, su verdadera esencia estaba en Brasil. En consecuencia,  la familia regresó a Río para que conociera como se entrenaba una escuela de samba.  El caso es que la impresión de Eliana fue tal, que de ahí en adelante no paró de interpretar sambas y otros aires de su tierra con el mismo entusiasmo que puso en interpretar la música ang