viernes, 15 de marzo de 2019

Gulag / La historia tenebrosa


En la Unión Soviética URSS cualquiera podía ser acusado de enemigo del pueblo.
Primero fueron los políticos, luego los religiosos e intelectuales, pero después fueron los propios hijos de la Revolución, los mencheviques (fracción del Partido Obrero) anarquistas, y eseristas (del partido Social-Revolucionario por sus siglas SR) que habían luchado al lado de los bolcheviques, y que les tocó ser enviados a la red de campos, como el famoso Kolimá en Siberia para morir o, mejor dicho, ser sepultados en vida.

GULAG es el acrónimo de Glavnoe Upravienie Laguerei (Dirección General de los Campos) y se constituyó en un enorme sistema de trabajo esclavo desparramado por la
vasta geografía soviética y que de cierta forma fue más espantoso que el del III Reich pues, a pesar de que los suplicios y el hambre fueron un factor común, en los campos alemanes terminaban en un horno, pero acá terminaban congelados.

Incluso, se dio la tormentosa paradoja de que los soldados rusos que habían sobrevivido a los campos de prisioneros alemanes, cuando fueron trasladados a su nación luego del fin de la guerra, no se les permitió ni siquiera saludar a sus familiares sino que fueron trasladados directo a los campos acusados de "traición a la patria". Nuevamente la Revolución devoraba a sus hijos.




Esto es algo que no debemos olvidar, más aun cuando persiste el más incógnito de todos, el de Corea del norte y esa versión tropical del Gulag que es la Cuba castro comunista

Nelson Rivera nrivera@viptel.com



El nacional 20 de marzo 2005