martes, 6 de octubre de 2009

Nobuo Fujita / Cuando una espada de Samurai surcó los cielos de Oregon



A mi colega y amiga Nikitza Anjel


Un suceso poco conocido Durante la II Guerra Mundial Fue El
bombardeo al territorio continental Norteamericano por un piloto japonés. El lugar Fue el parque nacional Emily en Oregon, el 9 y 10 de septiembre de 1942. El piloto Nobuo Fujita, Quien, desde un submarino porta-aviones I-25, Solo de tecnología usada por Japón, que consistía en transportar un hidroavión desarmado en el sumergible y en menos de una hora instalar la catapulta de
lanzamiento en la cubierta para lanzar el avión totalmente listo-Pudo acercarlo hasta 80 kilometros del objetivo, partiendo En su hidroavión Yokosuka E 14 Y hacia las costas de Oregon donde Lanzó bombas incendiarias sobre el bosque y Llegó a tocar un objetivo Militar. Pero en realidad nada de eso fue un real daño, su nave, que permitia un piloto y un navegante de reconocimiento -- Shoji Okuda, Quien moriría luego en acciones
futuras, era más parecida a un Planeador que a un Bombardero, además, la Atmósfera estaba muy húmeda y los incendios Fueron Rápidamente Controlados Y en cuanto al Daños a la instalación militar, sólo se trato de la destrucción de una cancha de baloncesto. No obstante, el mensaje quedó claro para las ciudades costeras desde Alaska hasta California: El Brazo Imperial nipón podía alargarse y amenazarlas a todas. Pero la hazaña, en realidad fue Fujita y su copiloto, pudiesen
salir con Vida y llegar hasta el submarino nuevamente.
Fujita Tuvo una ascendente carrera como piloto de prueba de la Marina Imperial, además de acciones aéreas tipo comando en el Pacífico Sur, Pero casi al final de la guerra, fue Asignado a la Aviación para concluir como entrenador de Kamikazes (pre-adolescentes voluntarios que sólo aprendían a despegar y a dirijir la nave contra su objetivo, pero No a aterrizar) Deprimente trabajo sin esperanza de éxito.
Tiempo Después de finalizada la Guerra, en 1962 y ya como un próspero comercioante metalúrgico, Nobuo Fujito Recibió una invitación inquietante, con boletos incluidos, de la alcaldía de Brooking -El sector de los hechos-para que visitara el pueblo en su aniversario. Este Fue un momento de ansiedad para él y su familia. La carta Estaba redactada de la Manera más respetuosa, no obstante, muchos le aconsejaron que se desentendiera de ella pues podíaser una trampa para capturarlo y acusarlo de Crímenes de Guerra, TENIENDO EN CUENTA su pasado de entrenador de kamikazes, además, se Trataba de un país donde, sus propios Ciudadanos de color eran marginados ¿Cuánto más él, que además , de Diferencias raciales, Tenía una cuenta pendiente con ese poblado en particular? Pero Fujita era un hombre que afrontaba los desafíos con valentía y Resignación y a todo riesgo decidió viajar pero "por si acaso", tomo la Katana de sus antepasados, espada samurai que siempre había llevado religiosamente en sus misiones, y la introdujo en su equipaje, porque, de ser una trampa, no Estaría DISPUESTO A que lo capturaran con vida.
Brooking vista aérea actual
¡Cuál no sería su sorpresa! Cuando al llegar a Brooking Fue tratado con una Consideración una y calidés admirables, Participó en actos oficiales, en organizaciones deportivas, club de veteranos de guerra, en las iglesias y hasta en agasajos de parte de la comunidad japonesa del pueblo (precisamente, las victimas inocentes, de la guerra en general y de su acción en particular, Recordemos los Campos de concentración para civiles nipones en California) Fue llevado en un vuelo de reconocimiento por los lugares donde bombardeo, y junto a los niños de las escuelas y los Jóvenes Exploradores, Participó en una masiva jornada de Arborización donde sembró una secuoya gigante en el lugar exacto de la caída de una de las bombas, y hasta, Fue nombrado Hijo Honorario de Brooking, En fin, Llego a sentirse tan abrumado por las Atenciones, que lo único
que le parecio digno para demostrarle el agradecimeinto al pueblo, la FUE obsequiarles la katana de Samurai de sus ancestros, la que está actualmente exibida en el Ayuntamiento de Brooking. No fue esa la única vez Que Fue para allá, Fueron varias veces que lo invitaron Fue siempre y de mucha alegría para él y para el pueblo, al punto que, Cuando murió, en 1997, su hija, Yoriko Fujita, En Cumplimiento de sus deseos, dividiól as cenizas del antiguo entrenador de los kamikazes en dos porciones, una, que quedaria en los mares de su Japón natal, y otra que llevó Directamente a esparcir en los bosques de Oregon, los mismos bosques que una vez que su padre, trato de incendiar.


Agradecimientos
www.agua-viva.blogspot.com
www.meditacionesenelmarrojo.blogspot.com
www.mariespectatriz.blogspot.com

Nikitza Anjel