domingo, 22 de enero de 2012

La Unión Soviética / El Colapso de un Imperio




Si todo lo creado por Dios  tiene su principio y su fín, cuánto más, este Imperio creado por Rómulo y Remo, más temprano que tarde, también llegará a su fin.     San Agustín

La crisis y desaparición de los Imperios históricos por lo
general tienen las mismas causas, pero siempre su etapa
de decadencia es larga, no así el caso de La Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas URSS que con apenas 70 años, se derrumbó en cuestión de horas. Sin duda un caso de estudio al que hay que añadirle a los elementos comunes, la

asfixia que implicaba el totalitarismo como castrador de la libertad individual, algo a todas luces incompatible con el espíritu Humano.

En cuanto a las causas del colapso de un imperio que llegó a tener la vanguardia en el plano tecnológico, como lo 
demuestra su hegemonía histórica en la carrera espacial, tenemos la megalomanía traducida en el alza de su presupuesto militar, con el fin de desplazar a Estados  Unidos en la competencia nuclear - y que por cierto, lo publicitaba muy bien

- pero a expensas del bienestar de su población que más de las veces padecía el estrago de la mal nutrición pues
los productores del campo cuyas tierras y animales habían sido expropiados, nunca podían llegar a ser unos obreros socialistas competentes en un campo que no era suyo y menos por la paga

de una tarjeta de racionamiento. La situación agraria de la
URSS llegó a ser tan grave que el gobierno clasificó las estadísticas de sus Ministerios de Agricultura y Cría como Secreto de Estado. Lo único que apaleó un poco la debacle económica fue la exportación petrolera pues se
trataba del primer productor de crudo fuera de la OPEP. Es anecdótico que, a la hora de los confictos puntuales de las dos potencias en el toma y daca de la guerra fría, Estados Unidos no tenía necesidad de amenazar a la URSS con desfiles de cohetes o cosas por el estilo, sino sencillamente retrasando la salida
de los barcos cerealeros para los puertos rusos, cosa insostenible para los jerarcas soviéticos. Así que esas dos cosas, el gasto militar y la pérdida de productividad del campo nacional pusieron en jaque al Kremlin. El mexicano Octavio Paz
nos explica lo siguente: "El régimen soviético se encontró en un atolladero: No podía hacer frente de manera simultánea a sus dos grandes retos: competir con Estados Unidos en la producción de armas y asegurar un mínimo de bienestar a su población; pero para su mal, prefirió lo primero antes que lo último (...) Siendo así que La URSS optó por ser una gran potencia militar erigida sobre las frágiles bases de un pais subdesarrollado". De hecho, en lo
económico la URSS se convirtió en una nación dependiente  de la renta petrolera, y el alza de los hidrocarburos en la década del 70ta le dió a los estrategas del Kremlin la falsa percepción de que bastaba con los ingresos del Estado para competir y sobrevivir, por lo tanto las reformas a un sistema anquilosado para dar cabida a la iniciativa privada de sus
ciudadanos no eran prioritarias. Así que, cuando los precios se vinieron abajo en la década de los 80ta, ya era demasiado tarde. La caída del Muro de Berlín fue solo el aviso de lo que se avecinaba. En el fondo, la competencia armamentista - en la que la URSS dio demostraciones de aptitud- no fue suficiente para ganar la guerra pues en el plano económico y social ya había sido derrotada. 
 Bien harían Estados Unidos y sobre todo La China Popular, en verse en el espejo de la extinta Unión Soviética
-------------------
Fuentes: Auge y Caída de las Grandes Potencias, Paul Kennedy      
Pequeña Crónica de Grandes Días, Octavio Paz      
  La Desintegración de La Unión Soviética. Simón Alberto Consalvi, El Nacional 18 dic del 2011