miércoles, 16 de agosto de 2017

El día siguente. Radiografía del Holocausto Nuclear

Si hay alguien, además de Dios, a los que tenemos que agradecer el estar vivos en este momento, es a los realizadores de la película "El día después" o "El día siguiente" The day after, de 1983 ¿Estoy
exagerando?...Puede que si, porque en realidad los procesos históricos son la suma de múltiples, grandes y pequeñas circunstancias, pero el arte juega su papel y esta  no fue la primera ni se á la última película apocalíptica pero ¡cómo influyó!


En los años 80ta en plena guerra fría y luego del éxito de la película Síndrome de China donde se narran los sucesos
derivados de un accidente nuclear, los estudios ABC deciden armar una miniserie (que luego se comprimirá para formato cine) que relate los efectos de un intercambio nuclear como el que todos esperaban. Para eso fue llamado Nicholas Meyer ("Los pasajeros del tiempo" y las entregas 2 y 6 de Star Trek Viaje a las estrellas) 

La película comienza con un avión sobrevolando el Medio oeste noeteamericano con sus paisajes bucólicos, sus graneros, las vacas los potreros, las bastas praderas sembradas de cereales, las ciudades dispersas entre ese gigantesco medio rural, en fín, todo aquello que por tan
familiar olvidamos que da forma a lo que llamamos "civilización", hasta que nos damos cuenta que el avión no es más que el comando aéreo automátizado que asumiría la salida de misiles de tierra mar y aire desde su computadora cuando el comando central en tierra sea hecho polvo, de hecho, cada uno de los
pilotos, en caso de luz roja debería colocarse un parche de pirata en uno de sus ojos considerando que la luz de una explosión en su radio de visión los dejaría ciegos, de forma tal que se cambiarían el parche para el ojo dañado y seguir viendo por el otro.
La trama se desarrolla
alrededor del poblado de Lawewnce a pocos kilómetros de la ciudad de Kansas y es el foco debido a que es allá donde está el mayor silo de misiles en tierra de los Estados Unidos. Los personajes son los más disímiles y representativos de la sociedad moderna,
aunque alejados de los líderes y los políticos, más bien digamos que son el ciudadano "de a pié" como decimos en Venezuela: un médico, dos estudiantes universitarios, un soldado y una familia del medio rural, cada uno con una trama

distinta y sus problemas cotidianos, unos mayores que otros pero presentimos que, comparado con lo que se está gestando sus problemas en realidad son la felicidad misma. Esto se comprueba con el escalofrío que da el presenciar la salida de las ojibas nucleares y saber que en cuestión de horas, las que salieron del otro lado del Mundo estarán llegando sobre tu pueblo, y los tuyos.
La película  tiene una fuerza documental tan realista que su exibición provocó alteraciones sociales a nivel mundial, incluso fue prohibida en algunos países. Por eso insisto en
que de alguna forma debe haber contribuido a que en cosa de un lustro, la llamada "Guerra fría" se comenzara a desmantelar con la caída del Muro de Berlín. De hecho, en la misma hay una mención a lo que se llamó "La crisis de los cohetes cubanos" en 1963.
¿Se trata de una amenaza conjurada?...Es lamentable admitir que no es así, es más, la combinación de un megalómano obtuso
en Corea del Norte, con un guerrerista obstinado en la Casa Blanca vuelven a retomar el tema con mucha fuerza. Por eso es que no está de más volver sobre esta aterradora e inquietante película que nos avisa hasta dónde pueden llegar los llamados "juegos de guerra".


Trailer: