jueves, 20 de septiembre de 2018

El alma del espagueti western


En esta singular foto vemos al guardia civil en compañía, nada más y nada menos,  que de Lee Van Cleef, el villano por antonomasia, y Clint Eastwood,
el pistolero solitario.
La presencia del guardia (muy parecido al simpático sargento García de El Zorro) delata que el paisaje o set corresponde a uno de los sugestivos parajes de Almería, la semiárida provincia española, donde fueron rodadas en su totalidad cintas como Por un puñado de dólares 1964, la muerte tenía un precio1965, o El bueno el malo y el feo 1966 . Filmes icónicos que, junto a la banda sonora de Enio Morricone ─obra maestra por si sola─ dieron nuevo auge a un género del cual parecía que ya se había dicho todo. Pero no. Porque alguien se propuso insuflarle nueva vida al inaugurar lo que fue llamado de manera despectiva espagueti western por su factura europea, pero que no obstante estaba destinada a revolucionar el género.


Sergio Leone (1929-1989) por lo parecido, no sé si llamarlo el Savater del cine. Era un cineasta bonachón, gordo, barbudo y medio descuidado en su
porte. El artista sin pretensiones que las élites suelen rechazar, pero que detrás de las cámaras hacía magia para mantener el suspenso estirando y acortando los tiempos para entretenernos con historias inolvidables que saben combinar la crudeza de la miseria humana con lo conmovedor de la prestancia moral.
Si a alguien Eastwood tiene que agradecerle, es a Sergio Leone, pues no solo fue su mentor en su carrera como actor, sino que lo dotó de las herramientas, y sobre todo la visión de lo que es el cine. De hecho, entre ellos ocurre
cierta metamorfosis donde se trucan los papeles. Sergio Leone se convierte en ese vaquero anónimo que llega a un pueblo sin ley para luego llevarlo a la altura que la comunidad (el western) había perdido y por otra parte, el actor encasillado en el papel de “duro” pasa a tener la herencia mágica del genio, su predecesor y antiguo mentor ( y para no defraudarlo) termina por superarlo. Así que Clint Easwood terminó siendo el alter ego de Sergio Leone y viceversa.
-----
Foto del encabezado cortesía de el blog "El cine sin gafas"

martes, 14 de agosto de 2018

La necesidad de un escritor



Algunos de mis colegas de la blogósfera saben que antes de ser bloguero soy escritor. Es algo de lo que uno pudiese alardear pero me parece tan ridículo  eso, y de hecho,  queda tan mal en el que tal haga, que prefiero tomar el arte con la discreción del que trabaja a la sombra. Esto había sido así hasta hace poco, en que surgió una competencia de novelas que en vez de premiar la calidad de la historia, lo hace en base a la descarga de la misma en cada dispositivo. En otras palabras, el que gana es el autor que mejor mercadee.
Esto me ha envuelto en la situación embarazosa de molestar a mis amigos para que lean ─y eventualmente descarguen─ mi novela, con la
promesa de que es muy corta (solo 24 páginas, una novela-bonsai) que es la única que he escrito y que por lo mismo está hecha en el formato cuento, pues ese es el género que domino. Y tomando las palabras de García Márquez de que es más fácil atrapar un conejo en campo abierto que encontrar un lector, me he visto en la posición de conminar a mis amigos a que si no la quieren leer porque no les gusta, entonces lo hagan sencillamente porque son mis amigos y punto. En otras palabras: Por las malas.
¿Será que creo que soy lo mejor del mundo como escritor? No llegaré al extremo pero creo que si me dedico a
algo debo hacerlo bien o de otra forma no vale la pena hacerlo. El mismo Nobel colombiano decía que si no sientes que estás emulando a Cervantes en lo que estás escribiendo, entonces no tendrás la moral suficiente para completarlo. Pero ¿en realidad somos tan vanidosos los escritores? Sin duda, el ego es parte de la naturaleza humana. Pero creo que en el arte hay algo que va más allá.
Por ejemplo, cuando un colega como Fran, en su portal El cine sin gafas, o el entusiasta José Luis en su Cuando el arte ataca, o mi amiga Rud en su Villa Encantada, o Martha Colmenares, o Frodo o Josep en su blog, se refieren a una canción, una película o un libro que dejó una grata impresión en ellos y sacan horas de su preciado tiempo para postear las virtudes de la
música, cinta o libro de sus amores¿lo hacen por orgullo personal? ¡De ninguna manera! Claro está que existe la satisfacción personalísima de sentirse bien al comentar la belleza ─que de paso, cuando admiramos lo bueno de alguien, en cierta forma eso bueno de esa persona pasa a ser también parte de nosotros─ pero nadie les va a dar ni un céntimo por lo que escriban.
 Porque lo hacen con desprendimiento, en la seguridad de que al divulgar lo que les llamó la atención, se alegran al saber que otros sentirán también lo que ellos sintieron al disfrutar de la lectura, la música o lo que fuere.
En conclusión. Siento una admiración muy grande por la novela La Propiedad, y comprendo que no es ético que el autor haga propaganda descarada de lo que escribe. Pero
tómenlo como eso, como una forma de compartir algo que me pareció muy bueno en todos los procesos de su concepción y que quiero que ustedes lo disfruten también y es mi deseo saber qué les pareció.
Contando con su lectura, les pido que disculpen tanta molestia.

De ustedes...Alí Reyes Hernández 

Para descargar gratis la novela La Propiedad:
https://freeditorial.com/es/books/la-propiedad

viernes, 3 de agosto de 2018

Formas de ver Cine

Desde el blog Al cine con gafas nos han llegado unas imágenes históricas acerca de la forma de disfrutar del cine. Por ejemplo, este es un fotograma de Los Diez
mandamientos, una de las películas que le tocó capear la tendencia irreversible de la decadencia de esas explanadas románticas que una vez fueron los autocines.

Pero, sea como fuere, lo importante no es tanto la forma sino la emoción que nos depara la pantalla grande. 
 Aunque no está de más que, en un día de mucho calor, se disfrute de una película de una forma más refrescante ¿no les parece?
 Pero ¿Todavía vamos a ver con indiferencia o a estimular -aparentando  un mal llamado progresismo- usos y costumbres ajenos a la libertad individual de Occidente?

jueves, 12 de julio de 2018

Nicaragua contra la Serpiente


Para Alvaro Carrera, un venezolano que estuvo dispuesto a dar la vida en aras de la liberación de Nicaragua de la dictadura somocista pero que ahora la ve con tristeza, agonizando bajo un nuevo yugo.
Las dictaduras tradicionales se comportan como un oso furioso que a
zarpazos y con fuerza incontenible destruye a su paso la estructura institucional de un país hasta clavar su dentellada en la víctima y destrozarla en cuestión de segundos.
Esto lo saben por experiencia todos los países del Cono Sur y casi la totalidad de los de Centro América, en especial la Nicaragua de la dinastía Somoza,

No obstante, en estos tiempos de globalidad y redes sociales, esas dictaduras han tenido que mutar para darse un aire de populismo y sacarle el máximo provecho al botón de autodestrucción de la Democracia denominado “voto” para posesionarse del paìs ─no en vano las cajas de votos se llaman “urnas”─  para luego y bajo la excusa que sea,
 desvirtuar y descartar la elección como vía de alternancia democrática y estrangular  de manera suave a las instituciones, a la callada, casi sin
violencia, como lo hace una serpiente  arrollada al cuello de su víctima y comenzar la contracción, lenta pero poderosa hasta hacer morir el Derecho y la Libertad en una asfixiante agonía.
Se vivió en Perú (Fujimori) pero ahora se sufre en Venezuela y en Nicaragua. De eso
sabe mucho el escritor e intelectual  Sergio Ramírez, quien luchó contra la dictadura  somocista, y que ahora es el opositor más visible contra el pretendido “socialismo del siglo XXI nicaragüense” que no es otra cosa que castro-comunismo disfrazado.

Enhorabuena celebramos que ganara el premio
Cervantes, no solo por su obra de máximos vuelos sino por su respaldo a la lucha desesperada de su pueblo contra esa Serpiente que lo estrangula día a día. Puede ser que las barricadas y los disturbios callejeros no sean efectivos contra un aparato represor aceitado y sofisticado. No obstante debe servir a la comunidad internacional a revisar lo que hoy día se está viviendo en Nicaragua. 











martes, 3 de julio de 2018

Bosque ralo espinoso. Estado Falcón

Las ciudades  de Coro y Punto Fijo están rodeadas de mar y
sobre todo por el desierto, parte de este es árido en lo absoluto, donde solo se observan dunas de arena dorada (Médanos) pero esto es solo una fracción pequeña porque la inmensa extensión de este desierto pertenece al llamado bosque ralo espinoso semiárido común en la cuenca del Caribe, la continental, Colombia y Venezuela y las Antillas. Hoy les traigo unas imágenes de los árboles más emblemáricos. El dividive, el cují y el guamacho. El cardón lo estudiaremos en otra ocasión.

La fracción de desierto considerada árida. Los Médanos
Dividive Cesalpinia coriaria en un suelo pedregoso y de condiciones más adversas aún. Es bueno hacer notar la fuerza de los vientos Este-Oeste en la zona.


Detalle del bosque ralo en sabana semiárida


Dividive  sobre terreno con antecedente de labores culturales  pastoriles, que lo convierte en sabana

Cují Prosopis juliflora árbol endémico de la zona. En ejemplar está ubicado en las cercanías de la playa




Guamacho Pereskia colombiana en idioma wayú:  Mocochira
Como dato curioso es bueno acotar que a pesar de tener la forma arbórea es considerado una cactácea pues su tallo no es leñoso sino verde manzana. Y eso es así todo el año, en tanto que sus flores son un regalo a la vista.



sábado, 23 de junio de 2018

Separación de los niños inmigrantes de sus padres


Mal antecedente en una Nación que siempre ha sido admirada por el trato a sus animales y que haya permitido esta situación con los niños.




























Fuente: http://villaencantada.blogspot.com/


viernes, 15 de junio de 2018

A confesión de Baterista relevo de baqueta


Para Hely Saul Oberto R. (h)

Ringo Starr en una entrevista del 2010...
“A los que dicen que soy el símbolo de los bateristas.
Debo aclararles algo: Evitaré caer en la falsa modestia de no reconocer que soy el más famoso, pero ¿en virtud de qué? De que tengo la gran fortuna de pertenecer a una Marca y ya sabemos que una buena marca vende mucho. Pero de ahí a decir que soy el mejor ¡Por Dios! Si me ven montado en alguna, es porque la gente quiere verme
detrás de los potes y paga para eso, pero confieso que cada
vez que veo a cualquiera de los nuevos bateristas en acción, me da vergüenza el solo tocar una baqueta."