jueves, 21 de agosto de 2008

Bosque de Cedros / Sugihara


En 1939 el diplomático japonés Chiune Sugihara (1900-1986) que

despachaba desde su embajada en Lituania, salvó a miles de judíos polacos al concederles visa de salida japonesa, contraviniendo órdenes superiores, lo que le costó el puesto, la seguridad de su familia, y casi, que su propia vida. Pero su arrojo fue tal, que todavía, cuando estaba embarcado en el tren de salida de Lituania para presentarse al gobierno imperial, firmaba y sellaba frenéticamente los pasaportes y visados arrojándoselos a una multitud desesperada de perseguidos del nacismo que se
agolpaban alrededor de su vagón, y que completaban los documentos con sus datos personales.


Años más tarde, el gobierno israelí quiso honrar la memoria de este héroe sembrando un bosque en su honor, para ello habían elegido plantar cerezos,
por ser el árbol emblemático del Japón. Pero de repente, en una desición poco usual, la orden fue revocada pues, comparados con el valor que Sugihara había demostrado, los cerezos eran un símbolo insuficiente y se inclinaron por un bosque de cedros, árbol de mayor majestuosidad símbolo del Líbano, reino que suministró su madera para la construcción del primer Templo, lo que también le añadía una connotación devocional.


Tiempo después de que los árboles hubiesen sido plantados, fue cuando las autoridades israelíes descubrieron que “Sugihara” en japonés significa: “Bosque de Cedros”.


Paulo Coelho, Todo en Domingo, Caracas, julio del 2008

7 comentarios:

Prometeo dijo...

Una historia sumamente interesante. Aprendí algo nuevo hoy. Adelante y Éxito.

Profeballa dijo...

De verdad que si! gracias por tu visita!!

http://venezuelaysuhistoria.blogspot.com

raga dijo...

nada es casual... dicen

dos besos

EOP/Biografías dijo...

Muy interesante el dato y por cierto, magnífica la obra de este hombre.
Shalom!!
Dany

Mariana dijo...

Como no aplaudir a un hombre así.- Leí por ahí que cuando le preguntaron porqué arriesgó su carrera para salvar a la gente, él dijo un viejo refrán samurái, "El buen cazador no puede matar a un pájaro cuando este vuela a él en busca de refugio".
Y como el cuantos dieron su vida por esconder judíos. Sé que serán recompensados por nuestro Padre Celestial, seas muy bendecido.-

Betty dijo...

Muy interesante y conmovedora la historia, no la conocía! Y fíjate que su nombre quiere decir bosque de cedros, wow, bien dicen que las casualidades no existen!!
Me gusta tu blog!!
Saludos!

MariluzGH dijo...

Querido amigo Alí, gracias por recomendarme este artículo tan emotivo. Ciertamente el corazón humano no entiendo de culturas, religiones ni banderas... y hoy aún seguimos necesitados de corazones puros como el del Sr. Sugihara

abrazos para ti y mis mejores deseos para estas fiestas