Lepanto, la madre de las batallas, o el absurdo regreso a la Edad Media



 ¿De qué deberíamos estar hablando hoy? De muchas cosas, por ejemplo, de cómo vamos a frenar el calentamiento global, cómo vamos a controlar la explosión demográfica, el establecimiento de cultivos de verdad sustentables, de la forma de hacer más rentable la energía solar, la exploración espacial como fuente de recursos alterna, etc.
  Pero la expansión de las teocracias islámicas nos ha cambiado el tema por cosas como, el uso de la bulka como atuendo femenino universal, la lapidación pública como castigo por el adulterio y la eliminación de cosas tan inmorales como los estudios de cine, empezando por Hollywood y pare usted de contar. 
¡Bienvenidos a la Edad Media
!       


Y ya que fuimos retrotraídos a esa dimensión, me voy a permitir traer a colación algo que, por lo visto, se ha olvidado y que hace poco, el 7 de octubre del 2021, se cumplieron cuatrocientos cincuenta a
ños de haber acaecido: La batalla de Lepanto.

Antes de seguir, quiero advertir que esta entrada es muy larga y por ello pueden saltarse la lectura y aterrizar en el último párrafo que es como una conclusión.  Pero lo que sí les agradecería es que vieran al menos dos de los cinco videos que tiene. Eso les dará una idea de qué va el asunto. Por otro lado, lamento no recomendarles una serie o una película acerca de estos hechos pues hasta hoy no hay ninguna. 



Los monarcas involucrados son Felipe II y Selim II. El primero

Felipe II
es muy conocido por aquello de que llegó a gobernar la España en donde no se ponía el sol, y del segundo podemos decir que se trata del heredero, nada más y nada menos que de Solimán o Suleimán el Magnífico. Recordemos que luego de la toma de Constantinopla, la actual Estambul, el último bastión del imperio romano había sido eliminado por Turquía, que  luego tomó a la isla de Rodas para poder
Suleimán 

amenazar el bajo vientre europeo, de hecho, tierra adentro, llegó a poner sitio a la propia Viena. Pero la mayor supremacía otomana fue sobre el Mediterráneo oriental bajo el liderato de Suleimán, de hecho, en su tiempo se presentó una batalla naval que fue el ensayo para lo que luego sería Lepanto, nos referimos a la de Préveza, en las costas griegas, en la que una escuadra turca inferior en número, hizo añicos a la primera Liga Santa. El caso es que, exceptuando el

fracasado asedio de Malta 
 donde los caballeros de la Orden de San Juan fueron a refugiarse al ser expulsados de Rodas y que significó el único fracaso de Turquía al intentar ocuparla exceptuando esto, repito, la armada otomana se mantenía invicta en todas las acciones que emprendía.

Antes de seguir, permítanme detenerme en Malta para referirme a

esa especie de mimos o payasos, pero ¡nadie se equivoque!  pues se trataba de las tropas de élite más temidas del Mediterráneo, los Jenízaros. Estos eran los hijos de los cristianos asesinados en los pueblos donde llegaban las tropas turcas y eran llevados a Costantinopla. Las hembras eran destinadas al serrallo del Sultán y los varoncitos  eran criados en el orfanato imperial como si fuesen hijos directos del Sultán, lo que los hacía excelentes como guardia pretoriana. Eran castrados, por eso su contextura física era más robusta que la de un hombre entero y desde esa edad eran adoctrinados y entrenados en todo tipo de lucha tanto a mano limpia como al uso de cualquier tipo de arma, haciendo de ellos el componente más temible del ejército al combinar la habilidad y el profesionalismo de un mercenario con el arrojo y el fanatismo  de un yihadista suicida. Pero solo entraban en batalla luego de que los otros componentes hubiesen entrado antes, cuando el enemigo estaba más agotado. El grito de ¡Ahí vienen los jenízaros!  era la peor pesadilla de los cristianos.

  

Volviendo a Selim II, si bien no era tan brillante como su padre en cuanto a estrategias, al menos mantenía sus

Selim II
mismas ambiciones, tanto, que descabezaba a cualquiera que podía llegar a ser su rival. Así hizo despachar a dos de sus hermanos, Mustafá y Bayacetto y logró mantener cierta hegemonía  geopolítica  bien representada en los títulos que ostentaba: Emperador de Constantinopla, Roma, Asia, Trebisonda, Rey del Ponto, Bitinia, Acaya, Arcanania y Armenia, Soberano de la Gran Tartaria y Sultán de Arabia, Babilonia, Persia, Rusia y la Gran India.


Por el lado cristiano, la amenaza de los corsarios otomanos a las costas de Occidente siempre fueron un problema para la navegación y el papa Pío V había tratado de formar una alianza de las naciones occidentales pero sin éxito, pues Venecia y Francia  eran aliadas de Turquía. Pero cuando Chipre, en ese momento una isla veneciana,
Isla de Chipre

fue asediada por la armada turca que de forma unilateral rompía la alianza con  la República Serenísima de Venecia. 
 Fue ahí que ésta reaccionó y pidió  al papa Pío V su intervención. Sin duda, el Sultán contaba que con tantas divisiones entre los reinos de Occidente, nunca llegarían a reaccionar y unirse de forma efectiva (el mismo error que había cometido Jerjes el persa ... atacar a las divididas ciudades estado griegas creyendo que nunca se unirían). 

Entre tanto, los turcos, luego de muchas bajas, lograron tomar a Nicosia, la capital de Chipre y apoderarse de cada una de sus ciudades en medio de matanzas a la población civil, al punto de que hubo madres que prefirieron sacrificar a sus criaturitas antes de que cayeran en manos de los turcos.


La última ciudad chipriota a tomar fue Famagusta, una urbe fortificada que no pudo seguir resistiendo el asedio al agotarse la comida y las municiones, haciendo que el general veneciano Marco Antonio Bragadino izara la bandera blanca. Pero los sitiadores no respetaron su integridad física y procedieron a cortarle las orejas, luego la nariz y, no contentos con eso, buscaron a un matarife para que lo desollara vivo.

 El caso es que esa invasión a Sicilia fue la que obligó a Génova, Savoya, España, los estados Pontificios y por supuesto Venecia, a formar la Liga en la que Francia no quiso entrar, lo que era lógico pues era aliada del Sultán, Austria tampoco lo hizo a pesar de que los turcos habían sitiado a Viena hacía poco. Y Portugal se negó. En realidad, ya Turquía y Portugal mantenían una guerra por el dominio del Lejano Oriente y el reino luso necesitaba sus naves en ese conflicto, Lo otro es que Venecia, en secreto, había estado subvencionando a la flota egipcia para que hostigara a las naves lusas en el mar Ìndico, así que, ahora que esa flota se volvía, junto a la turca, contra la propia Venecia, que se las arreglase como pudiera. Pero lo cierto es, que los intereses geopolíticos de Portugal eran tan vastos en el Atlántico, y sobre todo en el océano Pacífico, que el Mediterráneo se le había convertido en algo más que un charco de renacuajos.


A propósito, hay que acotar que en el Mediterráneo 
 a diferencia del Atlántico, por ejemplo − los vientos no son tan fuertes y por eso en él se seguían usando las galeras. Y precisamente Venecia, de forma secreta, venía preparándose  para este conflicto perfeccionando la galera como una nueva arma. Para comprender esto debemos decir que las galeras de guerra estaban siendo utilizadas desde los tiempos de Homero. O mejor, desde las guerras de Persia contra Grecia. Pero al tiempo que nos ocupa, la única adición moderna a la galera tradicional eran los cañones que se ajustaban a la proa y a la popa, lo que les permitía disparar a la nave rival  antes de clavar el espolón de proa en su casco, y además de quebrar la nave enemiga, funcionaba como puente para que los marinos abordaran la otra nave. No obstante, los costados de las galeras, estaban desguarnecidos.

La falta de artillería a los costados de la nave fue resuelta por los venecianos creando la
Galeaza, una súper
galera totalmente artillada con los cañones más poderosos y de más alcance de la época, que no solo estaban en proa y popa, sino repartidos a los costados, y también en una especie de torreta giratoria en la cubierta de proa, lo que hacía que la nave funcionara solo cuando estaba fuera del alcance del enemigo. No era para abordaje, de hecho, carecía de espolón.

Todas estas innovaciones le a
ñadían altura a la nave, lo que dificultaba su abordaje, pero tenía en su contra que era muy pesada, inoperante para maniobras cerradas y  persecusiones. Adicional a esto, hacía más lento  el movimiento de la escuadra cristiana porque había que remolcarla para los movimientos más
elementales. Podemos decir que eran avasallantes, pero con un poder de maniobra limitado. Y como un aparte de esto, es bueno hacer notar que muchas de las galeras cristianas en Lepanto, ya habían adoptado una forma de artillería ligera en sus flancos, los que les otorgaba superioridad con respecto a las de la armada otomana.

Pero la gran desventaja de la Alianza era precisamente que más que "alianza" era una suerte de "saco de gatos" donde

Sebastian Venier
todos se arañaban, al punto de irse a duelos personales. Pero peor fue el remedio de esto cuando Sebastian Veniero, el marino más competente de Venecia, un homre que había envejecido en las galeras y más de una vez casi pierde la cabeza a causa del filo de una cimitarra turca, no estaba muy a gusto con que un zagaliyo español de veinticinco años le diese instrucciones de cómo hacer las cosas, así que, sin consultar con nadie, llegó a ajusticiar a unos soldados que etaban pleiteando, lo que le valió que Venecia, aunque lo mantuvo en  la flota, lo relevara de su cargo de jefe de la representación veneciana sustituyéndolo por Agostino Barbarigo. Esto revela que los conflictos eran tales, que Álvarez de Bazán, también conocido como El marqués de Santa Cruz (un lobo de mar en todo el sentido de la palabra y suerte de alfil que Felipe II colocó al lado de Juan de Austria para asesorarlo y compensar así su falencia en lo que era la guerra en el mar) aconsejó al Capitán General que atacara en cuanto tuvieran cerca a los turcos antes de que "los aliados" se mataran entre ellos mismos. 

El joven Juan de Austria tenía cierta experiencia en la guerra, sobre todo en tierra, pero sus mayores atributos estaban en que siempre ponía atención a los consejos y sabía granjearse el afecto de sus subordinados de forma tal que dieran lo mejor de sí mismos, además tenía un don para la diplomacia, por eso, más que a vencer al Turco, logró mantener unida a la Liga  Santa.

La flota salió desde Barcelona  para reunirse con sus

Alí Pachá

homónimas aliadas en Messina y de allí partir en busca de la escuadra del almirante Alí Bajá, también llamado Alí Pachá y el 7 de octubre de 1571 las flotas adversarias se encontraron en el golfo de Lepanto.


Antes de hablar de Lepanto, es bueno aclarar que la armada turca se presentaba sin el concurso del mejor de sus marinos
Dragut Targut

. Turgut Reis, mejor conocido como Dragut. Este corsario fue discípulo de Khair ad Din el célebre pirata Barbarroja, y como buen discípulo que era, logró superar a su maestro, por eso Solimán lo asignó a la Armada otomana donde se convirtió en el ariete del expansionismo turco en el mar. Se le conoció como "La espada de Alá". El caso es que se convertiría en "el gran ausente" de Lepanto pues seis a
ños
Barbarroja

antes había muerto en el asedio de Malta 
(No confundir con Murat Dragut quien estaría a cargo de la reserva otomana en Lepanto ). El caso es, que la pérdida de este marino, junto a oficiales veteranos y mandos jenízaros altos y medios, en Malta, significaron una merma sensible para la batalla que hoy nos ocupa. De hecho, los turcos se referían a Malta como  "La  Maldita Roca", y sin duda, no les faltaba razón.

Pero a pesar de esa pérdida, los otomanos llegaron a Lepanto con una ventaja importante. Y es en lo referente a sus fuentes de "inteligencia". 

Fortificaciones del pueto de Malta

La Santa Liga tenía al gallego Gil de Andrade con cuatro naves exploradoras. Además de eso, en una ocasión tuvo la
Romegas

ayuda de Luis de Requesens y Romegas 
( jefe de las naves de los caballeros de Malta ) y obtuvieron informes acertados en cuanto a los movimientos de la escuadra turca, más no en cuanto a su número. En una ocasión apresaron a un corsario y luego a un renegado cristiano y en ambos casos les dijeron que la armada otomana era inferior a la cristiana  y que se había desatado una peste en los bancos de galeotes que les había diezmado los hombres. Por supuesto que sospecharon que era una estratagema de contrainteligencia e hicieron bien en no darle crédito, no obstante, nunca tuvieron los datos ni siquiera cercanos a lo cierto.

Pero en el lado otomano se contaba con el corsario Cara Hodja "Kojad", quien por su astucia y ubicuidad era llamado "El Fantasma del Adriático", y así lo demostró en Messina y luego en Cefalonia, dos de las ocasiones en que la armada aliada se hizo a puerto para repostar, y valiéndose
 del ardid de disfrazarse él y sus marinos de pescadores napolitanos, lograron infiltrarse de noche en las adyacencias de las naves para contarlas una a una. Esto explica el por qué "Kojad" fue el nombre del detective de una antigua serie de televisión.

A pesar del informe que aseguraba que el número de naves turcas era superior, Ujud Alí le sugirió a su jefe que aprovecharan la

Puerto de Lepanto y rada fortificada

cercanía al puerto fortificado de la ciudad de Lepanto para atacar a los cristianos y lo usaran como quijada de una tenaza para rodearlos y ,en el caso de que las cosas no salieran como lo esperaban, usar su rada como refugio. 

En realidad Ujud Alí decía esto porque había combatido muchas veces a los cristianos y sabía que esa suerte de "infantería de marina" llamada Los Tercios españoles, no ostentaban de manera gratuita el apodo de "Los Leones de Santiago". Pero esto fue rechazado de manera tajante con el argumento de que si en Préveza, donde las galeras turcas eran menos que las de los infieles, ganaron, acá, donde ellos eran más, ganarían también. Así que los enfrentarían en mar abierto.

El tiempo había sido malo para la navegación pues había mar picada, y los cristianos, que venían desde el oeste, tenían el viento en contra, lo que hacía que usaran los remos, no así la armada turca que formó rápido una suerte de media luna de tres cuerpos, y su superioridad numérica les permitía hacer una doble línea en cada cuerpo de naves.


La formación de la liga Santa también tenía tres cuerpos escoltados por vanguardia y retaguardia. Los comandantes eran  Agostino Barbarigo, el propio don Juan de Austria , Juan Andrea Doria 
hijo del mítico capitán Andrea Doria, quien había sido la pesadilla del mismísimo Barbarroja  , Álvaro de Bazánel marqués de
Galeaza

Santa Cruz
,   Marco Antonio Colomna. Este último tenía algunas galeras, pero su importancia era que estaba al mando de la vanguardia compuesta por seis galeazas ordenadas de a dos  delante de cada cuerpo de galeras.


Por la parte otomana, el ala derecha, o del norte estaba conformada por naves de la armada egipcia, digamos que un ejército convencional de un reino tributario del Sultán, y por las naves libanesas, ambas escuadras comandadas por el egipcio Nehmed Sirocco.

En el centro Alí Bajá, y en cada una de sus naves, además de tener los infantes turcos, poseía unidades de jenízaros. Y el ala izquierda o sur, comandada por el
Ujuj Alí
experimentado corsario argelino Ujuj Alí con una escuadra tan numerosa que solo era superada por la del propio Alí Bajá, y estaba formada 
por naves corsarias de piratas berberiscos, argelinos, tunecinos, libios y marroquíes que estaban a las órdenes de Turquía como mercenarios y en ninguna de ellas había jenízaros u otros soldados otomanos. Y entre sus capitanes estaba el mismísimo Kojad, jefe del espionaje otomano. 

Y para finalizar. La reserva turca o retaguardia, estaba comandada por Murat Dragut del mismo apellido del mítico marino caído en Malta.


Insistiendo sobre el ala derecha o sur otomana, podemos decir que la  mayor motivación de los marinos de la escuadra variopinta del argelino Ujuj Alí era el botín. No obstante, entre ellos estaban también muchos descendientes de los moros que  habían sido expulsados de Espa
ña durante la reconquista y que tenían enterrados a sus padres y abuelos en ciudades como Córdoba, Granada, Toledo y tantas otras a las que no pudieron volver, además de los últimos moros expulsados luego de la rebelión morisca de Alpujarras en Granada, lo que hacía
Crisis en Alpujarra

que esta gente fuese a la guerra con el fin de saciar una amarga sed de venganza. 


A las siete y media de la ma
ñana del domingo siete de octubre de 1571, se avistaron las dos escuadras y a los cristianos les llevó cuatro horas llegar al sitio y hacer la formación. La vista de tantas naves turcas desmoralizó a los occidentales que si bien, sabían que los otomanos eran superiores en barcos y hombres, descubrieron que sus fuentes de información se habían quedado cortas y el hecho de que las  galeras de Alfonso Dávalos no estuviesen en la formación pesó aún más. Esto fue un impacto negativo en la moral cristiana e hizo que Juan de Austria arengara a sus hombres e hiciese extender la noticia de que si salían vencedores de la contienda, los galeotes serían dejados en libertad al llegar a tierra.




Intentemos observar la batalla desde la mirada del acesor del

Alvarez de Bazán
Capitán General Juan de Austria, nos referimos al marqués de Santa CruzÁlvaro de Bazán, el comandante de la reserva y retaguardia. 

Bazán estaba muy atrás de las naves que harían frente a los turcos y no divisaba muy bien a la armada turca, solo la pudo detallar en medio del choque con la cristiana. Primero oyó el eco lejano de los disparos de las galeazas. Es bueno resaltar que ese fue el primer impacto que se llevaron los turcos, unas naves endemoniadas que cañoneaban a sus galeras con disparos de más alcance que los de ellas, de hecho algunas fueron hundidas en ese momento y las que no lo fueron quedaron averiadas y con una tripulación bastante desmoralizada. Para colmo de males, el viento, que al principio del día soplaba Esteoeste ahora había cambiado y lo tenían de frente. Entonces Alí Bajá ordenó el movimiento de remos, sabedor de que el mayor chance de la flota turca no era el duelo de artillería sino el abordaje. Por tanto, mandó a romper la formación con el fin de que las naves hicieran huecos entre ellas para eludir el cañoneo incesante de las galeazas y dejar que escoraran al Este llevadas por el viento. Recordemos que se trataba más de "arcas de Noé" que de naves con poder efectivo de maniobra. Pero ya habían logrado sus objetivos : averiar las galeras turcas, romper su línea y sembrar el pánico en la flota otomana.

Volviendo a la retaguardia cristiana con la mirada de Bazán, se podía ver el humo negro del cañoneo infligido por las galeazas, pero el primer movimiento efectivo se observó en el ala izquierda, la del veneciano Barbarigo que estaba muy cerca de la costa. Al observar esto, sin perder tiempo, Bazán despacha diez galeras al sitio.

Lo que estaba pasando en el norte era que diecisiete galeras del flanco derecho de Barbarigo, se habían adelantado a enfrentar a las egipcias de Sirocco, y mientras estas se enlazaban en combate, el propio Sirocco, que conocía mejor la costa y sabía donde podía

pasar, consiguió un canal navegable para tratar de salir a retaguardia de Barbarigo y envolverlo. Casi lo logra, pero ya las naves despachadas por Bazán estaban llegando, y unidas a las de Barbarigo, desde el Oeste, con las diecisiete enfrascadas en combate por el sur y milagrosamente, las dos galeazas del norte, cada una capitaneada por los hermanos Ambrosio y Antonio Bragadino, lograron girar en redondo y contra el viento para seguir cañoneando a las otomanas. Todo esto hizo que las galeras de Sirocco quedaran envueltas contra la costa, encallando algunas y las más, quedándose sin hombres pues escapaban para salvar la costa a nado. 

A. Barbarigo

En esta acción, Agostino Barbarigo, en el momento en que se levantaba la visera del yelmo para dar instrucciones,
 fue alcanzado en un ojo por una flecha y tres días después murió. Lo sucedió en el mando su sobrino Marino Constanrini que también murió en la acción. Por su parte, el egipcio Nehmed Sirocco cayó al agua y los marinos venecianos lo lograron sacar para luego cometer la ruindad de decapitarlo.

Volvamos a la retaguardia. Álvaro de Bazán ve que el choque en el centro es inminente y se prepara para adelantarse, sabedor de que las galeras de Juan de Austria requerirán ayuda, pero antes quiere constatar qué es lo que está pasando en el lado sur de la escuadra. No hay signo de choque alguno, pero se da cuenta que las naves de Juan Andrea Doria se han separado de la escuadra. No tiene ni idea de lo qué esté pasando y por eso mismo envía de inmediato diez galeras que además de verificar in situ, puedan tapar ese boquete tan peligroso que han dejado las naves de Doria.

Ahora Bazán mueve sus naves al frente, donde habíamos quedado que las galeras turcas (suena a redundancia, pero acá si eran turcas) y con tropas regulares otomanas, están remando para aprovechar la carta que les queda que no
es otra que el abordaje, a pesar de la desventaja del viento en contra que para ese momento había cambiado de Poniente a Levante y el humo de la pólvora negra llevado por el viento en encontra les reduce la visibilidad, por eso los disparos de sus ca
ñones de proa, los únicos efectivos, en su mayoría no atinaban a las galeras contrarias, pues pasaban por arriba de ellas. Esta ventaja es aprovechada por Juan de

G. de Toledo
Austria quien, aconsejado por el anciano y ya jubilado héroe y antecesor en el mando Don García de Toledo, tiene la sangre fría para aguantar la orden de hacer fuego de

los cañones hasta que las proas de las galeras otomanas estuvieron a "boca de jarro" haciendo enormes daños en ellas. 

 No obstante, el arrojo de Alí Bajá es tal, que lanza la Sultana, su nave insignia, contra la Real de Don Juan y en efecto, a pesar del castigo de artillería que ha recibido, en medio del estrépito del quiebre del casco y el griterío de alborozo de los turcos, los cristianos observan con pasmo que el espolón de la Sultana logró empotrar el costado derecho de la Real. Los infantes otomanos comienzan el abordaje caminando por el espolón que les sirve de puente, mientras Alí Bajá con su guardia pretoriana de jenízaros, se apresta a abordar también. Sin duda, el Almirante quería verle la cara a Don Juan de Austria. Pero los alcabuces y mosquetes de los infantes castellanos están fusilando a los infantes turcos que pretenden abordarlos por la proa, y los que logran cruzar indennes el espolón tienen que vérselas con las unidades de Tercios que defienden la amura. Entonces, Alí Bajá, para abrir otro frente de abordaje, ordena sacar las picas y garfios para fijar y acercar la borda de la Real y tirar los puentes, pero todo brazo que se levanta fuera de los parapetos para lanzar las picas es volado a mosquete limpio. En vista de la imposibilidad de la maniobra, lo que queda al Almirante turco es tratar de usar la única vía de abordaje que tiene, confiando en el desgaste rival, y para ello sigue enviando infantes al espolón aprovechando su superioridad numérica representada por las otras galeras que están embarcándole sus infantes por la popa de la Sultana. 


Mientras esto pasaba en el centro, veamos lo que estaba pasando en el ala sur o derecha de la escuadra cristiana, donde Álvaro de Bazán, a las nueve de la ma
ñana y desde la retaguardia, había observado una separación peligrosa de las galeras del genovés Doria y había enviado diez naves a inspeccionar. Pero, para comprender lo que estaba pasando allá, debemos retroceder al momento en que se estaban formando frente a frente las escuadras. Las naves cristianas ya se habían formado, cuando Juan Andrea Doria pasmado, observa que las naves enemigas se seguían formando, al punto que casi se perdían de vista hacia el sur. Él tenía la orden de mantener la línea de la flota en el ala sur, pero en vista de que solo poseía cincuenta y cuatro galeras frente a las noventa naves de Ujuj Alíse dió cuenta de que si permanecía en su puesto, las naves enemigas estarían en toda la capacidad para envolver sus galeras y por el número de ellas, enfrentarlas sería un suicidio. Así que decidió que sus naves giraran a la derecha y comenzaran un lento avance en fila hacia el Sur sin dejar de observar los movimientos del enemigo por babor.  Ujuj Alí, se dio cuenta que la presa se le podía escapar y decide bogar también hacia el SurOeste para tratar de interceptar a Doria más al sur y aprovechar la magnífica ocasión para eludir las andanadas de las dos galeazas  que tiene a su frente y mantener la ventaja de la longitud de su línea de forma tal, que en un momento las dos escuadras rivales se ven bogando hacia el sur en paralelo y, por tanto, apartándose del grueso de sus respectivas flotas. 

Esquema de la galera almiranta "La Real"


En el centro tenemos que, apesar del duro castigo que han llevado las galeras turcas, pudieron alcanzar las líneas cristianas y romperlas mientras

Colomna
que de la flota aliada se desprendían las naves pontificias de Marco Antonio Colomna que eludieron el choque con los turcos y aprovecharon el viento para seguir directo a  enfrentarse a las naves turcas de la reserva y cortarles el paso hacia el centro. Este fue un movimiento muy arriesgado en vista de que el choque principal tenía su foco alrededor de
Alí Pachá

las galeras de Alí Bajá y Don Juan, pero al parecer fue algo planificado en concordancia con los movimientos de Bazán. El caso es que la Real, respaldada solo por las galeras venecianas de Sebastián Verniero, estaba a punto de ser abordada por Alí Pachá. Pero lo que los turcos ni los aliados podían ver con claridad en medio de la apretura tan confusa y el humo negro de la pólvora, era que Bazán ya había llegado con diez galeras y había maniobrado para rodear la trabazón de naves y envestir a los turcos por su costado derecho, es decir el norte, y la galera que fue abordada fue precisamente la que servía de puente para enviar infantes a la Sultana, lo que permitió que los Tercios espa
ñoles de las naves de Bazán se colaran en la mismísima Almiranta turca y se llevara a cabo el choque con los jenízaros en ambas galeras. No obstante, el desespero de los aliados era tal, que a pesar de tener hombres luchando cuerpo a cuerpo con los jenízaros, siguieron disparando sobre cubierta. Es difícil saber cuántos, en ese terrorífico "toma y daca", fueron alcanzados por el "fuego amigo". Pero lo crucial fue que Alí Bajá, que tenía una cota de maya bastante tupida que lo había protegido de varios balazos, esta vez recibió un fogonazo de alcabuz en la frente y cayó por un boquete de cubierta hasta uno de los bancos de galeotes que estaban sin cadenas, y un esclavo europeo se dio cuenta de la situación y, en un acto suicida, tomó la cimitarra del Almirante y se avalanzó sobre  Alí Bajá,  todavía agonizante,  le cercenó la cabeza, y subió con ella a cubierta, con la fortuna para él, de que se topó con los infantes castellanos y de que los jenízaros estaban  ocupados combatiendo y no se habían percatado  de que el Admirante había caído. Así que uno de los Tercios españoles tomó la cabeza, la puso al extremo de una pica y comenzó a gritar que Alí Bajá estaba muerto. 

Los jenízaros no dejaron por ello de luchar, venderían cara su vida, pero para los infantes turcos y los marinos otomanos, esto ya era demasiado y se desmoralizaron. Juan de Austria se  da cuenta del efecto que la noticia estaba produciendo en el enemigo y, para acabar de una vez con el terror de la batalla, ordena el abordaje con todo. Entonces, el espolón de la Sultana, que tanto amenazó con introducir combatientes turcos en la Real, ahora se convertía en puente para los aliados. 

A la una de la tarde la lucha entre los cuerpos centrales de las flotas había sido ganada por la Liga Santa.

Regresando al ala sur, donde proseguían las acciones, debemos recordar que Juan de Cardona (que comandaba el extremo norte de las naves de Juan Andrea Doria) no entendió lo que hacía su jefe al navegar al Sur y pensó que estaba huyendo, por tanto, decidió separarse de él para acercarse al cuerpo del centro, dejando más disminuída la formación de Doria. Éste no solo sigue rumbo Sur, sino que al ver que Alí lo quiere interceptar en el vértice de un ángulo adopta también el rumbo del Armirante argelino, Suroeste, haciendo que el ataque de parte de Alí sea más difícil. Todo esto crea un movimiento en círculo que hace que las dos escuadras se acerquen a la retaguardia de la flota aliada. Es entonces que Alí se da cuenta que está perdiendo tiempo persiguiendo a un ratón cuando puede obtener la presa mayor, es decir las naves del propio Juan de Austria. De hecho, las naves de Alí eran más que un ala, eran en sí misma la escuadra móvil en la que Alí Pachá quería que recayera el centro de gravedad de la lucha al atacar él de frente y el ala de Ujuj Alí proceder a envolver la retaguardia enemiga y dejar a los aliados en el centro de la tenaza turca, por tanto, dándose cuenta que está más cerca del centro cristiano que del propio Doria, se olvida del genovés y hace girar sus galeras en ciento ochenta grados rumbo Nor−Este y manda desplegar las velas para  aprovechar el viento de Poniente, además que, por ser ya de tarde, tiene el sol a sus espaldas. Pero en su premura, lo que no se percata Alí, es que Juan Andrea Doria al observar su maniobra, también hace el mismo giro y comienza a bogar en retaguardia del propio Alí (el ratón se voltea para perseguir al gato). Ujuj Alí, con la ventaja del viento y el sol,  cae con sus noventa naves sobre las primeras galeras de la retaguardia del centro cristiano, las tres de los caballeros de Malta y las diecisiete de Juan de Cardona, el que se había desprendido de la formación de Doria en la falsa creencia de que éste estaba huyendo de la batalla. Pero a pesar de que los aliados se traban en un combate feroz, la indiscutida superioridad numérica morisca arrasa con las tres naves de Malta y una de Savoya. Luego de esto, Alí se vuelve sobre las galeras venecianas de Cardona. Vale hacer notar que, de casi trescientos hombres de la galera principal de Malta, apenas lograron salvarse tres, pues los heridos fueron pasados a cuchillo y los que trataron de salvarse a nado (cosa casi imposible cuando primero tienes que quitarte una armadura) fueron pescados y ensartados con picas y arpones desde los esquifes pues no querían dejar a ninguno de los odiados caballeros malteses con vida.Todavía les dio tiempo de seguir enfilando hacia el centro cuando su avanzada chocó con las primeras galeras de Juan de Cardona, el mismo que había sospechado de que Doria eludía el combate. Este choque fue también terrible para las armas cristianas en vista del número superior de las naves de Ujuj Alí. Por un momento Cardona pensó en recular hacia el centro cristiano, pero no era tan fácil en vista de la capacidad de maniobra de las naves argelinas que por más que se esforzara, sus alas iban a terminar enterceptándolo. Abro un paréntesis para indicar que en este choque participaba un infante de veinticuatro años perteneciente a una compañía de alabarderos que estaba en la galera capitaneada por Francisco de San Pedro. En el combate recibió dos impactos de trabuco en el pecho y se salvó gracias a la coraza, no obstante, los tendones de su brazo izquierdo fueron afectados de tal forma que su mano quedó inutilizada, pero le quedó la derecha para poder dedicarse a la escritura y, gracias a ella, hoy lo conocemos como El Manco de Lepanto.

  Fue un momento muy angustioso para Cardona y sus capitanes, hasta que vio que a su derecha venían un grupo de galeras aliadas, las que había despachado Bazán desde temprano, y desde atrás venían también las que ya habían despachado a la Almiranta turca y se habían reorganizado para venir a hacer lo propio con las naves de Ujuj Alí. A pesar de eso, Alí estaba en capacidad de enfrentarlas y sus galeras estaban formándose para ese tercer choque, cuando sus vigías desde la cofa le advirtieron que las naves de Juan Andrea Doria venían por él desde el Sur Oeste. Así que, en vista de que ahora su superioridad numérica no era significativa y estaba a punto de ser envuelto por el propio Cardona, que ya se daba la vuelta y  las enviadas por Bazán y las de Doria que ya se veían en lontananza por su retaguadia, decidió huir por la derecha, es decir, por el único sitio que le quedaba, el Poniente, y salvarlo a punta de remo pues tenía el viento en contra. Eran las cuatro de la tarde.

La maniobra que hizo retirar a Ujuj Alí del centro de la batalla fue clave para salvar a la Santa Liga. 

Juan A. D.
Con esto, el genovés Juan Andrea Doria reafirmó que su apellido no era una herencia gratuita, además de vengar la afrenta que significó para su padre y maestro, Andrea Doria el Viejo, haber perdido en Préveza.

Siempre se ha hablado de las aguas teñidas de rojo de Lepanto, lo que es válido si como afirma el escritor Carlos Canales antes de la primera hora de batalla de Lepanto, ya había más bajas que la suma total de bajas en los dos bandos de Trafalgar.

 
A esto hay que añadir los testimonios de los sobrevivientes al decir que las galeras parecían incrustadas entre los cadáveres que flotaban en su alrededor. Luego de tamaña salvajada y en  medio de este paisaje dantesco, vale destacar que Don Juan de Austria tomó prisioneros a algunos de la oficialidad, entre ellos a tres hijos de Alí Bajá (ningún jenízaro pudo ser capturado con vida) y amenazó a los hombres que tuviesen la tentación de rematar a los heridos o prisioneros (él estaba consciente que también cargaba sus locos Además, hay un detalle que vale más cuando lo ponemos en el contexto de que se da cuando en España operaba la institución más siniestra hasta ese momento, El Santo Oficio o Inquisición, y es que ordenó que la tripulación cenara solo carne de cerdo para que apartaran el pescado salado y las reses para suministrar a los prisioneros y que de esa forma no quebrantaran sus preceptos religiosos.


 Esta victoria fue celebrada en toda la cristiandad, incluso en Inglaterra  −enemiga a muerte de España en general y de Felipe II en particular tanto así, que desde la catedral de Westminster hasta la capilla del último pueblito de las remotas tierras altas escocesas, las campanas tocaron a rebato al llegar la noticia.

Lepanto. Esquema cronológico de todas las acciones 

Con esta batalla se reafirmó la tesis del Mare nostrum y se cierra el Mediterráneo como centro de la Historia, abriéndose oficialmente el período del Mar Océano o mejor conocido como el Atlántico, período que duraría oficialmente hasta el

ataque a Pearl Harbor, cuando le tocaría el protagonismo histórico al más grande de todos
 : el océno Pacífico.


Y a propósito del paso histórico de mar a océano, esta batalla es crucial porque se da en el momento en que todavía no se
tenía ni idea de la magnitud de lo que era "El Nuevo Mundo", tierra incógnita que ni siquiera se llamaba América. Para ver esto mejor, recordemos que el Imperio Otomano contaba con el respaldo de la rica monarquía francesa y dominaba todo el Norte de África desde Egipto hasta Argel, el llamado Magreb, y una victoria de tal magnitud como Lepanto hubiese catapultado a una poderosísima escuadra turca hasta las columnas de Hércules, y su armada hubiese estado en capacidad de obtener plaza en Gibraltar, las Canarias, las Azores o la costa occidental africana, asegurando así su salida al Atlántico. En ese caso, el imperio otomano hubiese tenido la fuerza para disputar con los reinos occidentales, el enorme botín de la colonización de las Américas, y la historia de "este lado del Charco" se hubiese tenido que escribir de derecha a izquierda.



Fuentes

https://www.youtube.com/watch?v=tRG9wcP19N4 HISTO CAST

......

También recomiendo el libro "Gloria Imperial" por Carlos Canales y Miguel del Rey

Imágenes de Desperta Ferro y de la red



Comentarios

Ingrid Zetterberg ha dicho que…
Estimado Alí con respecto a lo que dices que el "islam" convertirá el uso de la burka en algo universal...Francamente te diré que yo jamás seré obligada a usar semejante disfraz de horror. Mi rebeldía es más grande que todo el oriente medio. Alí tu entrada es demasiado larga, me fue imposible leerla toda, pues para ello necesitaría toda la noche. Yo creo que mejor has debido dividirla en dos publicaciones para poder asimilarla toda en dos días distintos. (Bueno, es mi apreciación nada más). Te dejo mi saludo en la distancia.
Colotordoc ha dicho que…
Interesante lección de historia Alí. La "madre de todas las batallas" significó el inicio de la llamada armada invencible de Felipe II. Cervantes participó en la batalla, siendo herido en el brazo izquierdo, perdiendo la movilidad, por lo que tenía el sobrenombre del "manco de Lepanto". Estaba muy orgulloso de haber participado en la guerra.

Me gusta esa división que haces del Mare Nostrum, el mar océano y del pacífico.


Saludos Alí.
Alí Reyes ha dicho que…
INGRID No sabes cuán oportuna es tu observación de que se trata de una entrada muy larga. Tomé nota y coloqué una advertencia diciendo que pueden dejar de leer, solo les recomiendo los dos primeros videos. Por eso te invito a ver esos videos. Gracias de nuevo Ingrid.

COLOTORDOC Gracias mi hermano. Exacto. Allí estuvo nuestro más famoso escritor en castellano.
Tomás B ha dicho que…
Una gran lección de historia la que nos has dado hoy y aunque larga mereció la pena su lectura.
Supongo que sepas que el nombre de bautismo de Juan de Austria era Jerónimo hijo de Carlos I fruto de una relación con una mujer después de su viudedad. Se crio en una localidad llamada Villagarcía de Campos (Valladolid). El nombre de Juan se le dio cuando tubo el reconocimiento de ser hermano por parte del rey Felipe II en el monasterio de la Santa Espina muy cercano a aquella localidad. Por cierto he visitado ambos lugares, en Villagarcía hay un museo relacionado con Juan de Austria que no pude visitar al estar cerrado.

Saludos.
Joel Peñuela Quintero ha dicho que…
Alí, qué gusto leerte en este formato. Enriqueces el texto con esos rasgos de cuento tan presentes en tu estilo, maravilloso, además de la ilustración significativa que le otorgas al lector cuando, en pocas palabras, dejas contada una historia extensa.
Conchi ha dicho que…
Hola Alí, he leído solo hasta la mitad, ya continuaré en otro momento, pues es de lo más interesante. Las ilustraciones son magnificas. Gracias.

Un abrazo.
Enrique T.F. ha dicho que…
Toda una lección magistral de historia, Alí.
Detallada, comentada, documentada. Perfecta.
Dices ahí cosas que, seguramente, provocarán réplica y/o controversia. Yo no lo haré, pero lo que si haré es mandarle este post a mi nieta que le encanta la Historia.
No obstante y curiosamente, te diré que durante años, desde que nací y hasta que, por motivos profesionales, me fui de mi Barcelona natal, fui un fiel devoto del Cristo de Lepanto, al cual, cada viernes Santo, era expuesto, venerado y rezado y ahí estaba yo, siempre.
Un abrazo, Ali. Magnífico post.
Gra! ha dicho que…
Hola Ali!!
Tenia conocimiento de esta batalla naval de Lepanto, pero desconocia todos los detalles internos del imperio Otomano, y del Cristianismo. Pero que importante fue este triunfo del Cristianismo, tanto como para Europa y America, aun teniendo el clima en contra, los espias turcos que que daban a conocer los movimientos de los españoles, como estaba formada su alianza, y como viniendo los Turcos de triunfos en sus batallas anteriores aun asi se impuso en esta batalla la Santa Liga. Me gustaron muchos los videos con los historiadores contando tantos detalles de esta batalla y soy fan de History Chanel me encantan todos sus documentales. Haciendo alusión a tu introducción sobre la teocracia islámica, es increíble como siguen las "guerras" por religión, cuantas personas mas tienen que morir en nombre de la religión, es de terror tanto como las bajas que hubo en la batalla de Lepanto y su mar rojo. Muy triste.
Felicitaciones Ali, por el material que recolectaste, son magníficos desde las fotos, mapas estrategias de batallas y los videos.
Te mando un beso.
Teresa ha dicho que…
Lo he leído todo y me ha gustado mucho saber más de la historia de la batalla de Lepanto. Un beso.
Fran ha dicho que…
Que tal Alí!
Te diré algo, del tiempo que llevo visitando tu blog y leyendo tus siempre interesantes entradas esta ha sido posiblemente la mas fascinante de todas, en serio, me ha encantado y me he pasado un buen rato café en mano, me quedan por ver los videos.
Disfruto con los datos y los detalles que de manera tan amena nos haces saber, esa profusión de información que a algunos escritores se le critica a mi por el contrario me parece extraordinaria. Por cierto, te acabo de mandar un articulo que lei recientemente sobre esta batalla, es breve pero interesante.
Lo dicho, un post magnifico.
Un abrazo fuerte hermano!
Alí Reyes ha dicho que…
TOMÁS B En efecto, don Juan de Austria es un personaje como para una novela entera. Aquí en esta entrada hay un video donde se habla solo de él. Celebro que no hayas dejado escapar ninguna oportunidad de acercarte a su historia. Gracias por los datos.

JOEL PENUELA Hermano, acá hay material como para tres cuentos. Solohay que buscarlos

CONCHI Perfecto. Léela cuando puedas, pero si puedes ver los dos primeros videos, con eso aprenderás muchísimo acerca del asunto.

ENRIQUE T F Si mi hermano, estas cosas se prestan para la discusión, pero si así es me parece bien porque eso quiere decir que leyeron el material y eso es lo más importante cuando empleas tanto tiempo y estudio para hacer una entrada. Así que la controversia es bienvenida.
El hecho de que le envíes este post a tu nieta quiere decir que lo tienes en gran valor, pues a los nietos se les da solo lo mejor. Me agradaría saber lo que ella opina del post.
Y en cuanto al Cristo de Lepanto. Quiero aclararte que pertenezco a la confesión protestante y por eso mismo, aprecio mucho mejor el legado que ese Cristo implica. Tengo entendido de que la escultura tiene unos huecos, grietas y quemaduras producidas por esquirlas del combate. Qué de horrores no verían los ojos de esta escultura. Por otra parte, me parece que aprovechaste muy bien tu tiempo cuando pudiste ver de cerca esta escultura. Si Dios me permitiera algún día ir a Barcelona, de seguro haré cualquier esfuerzo por ver de cerca al Cristo de Lepanto, y te aseguro que gracias al conocimiento, cuando lo haga, más que el valor artístico, lo valoraré más aún, que muchos de los que se acercan a él como objeto de culto.

GRA Caray Gra... lo leíste TODO.

TERESA si algo aprendiste de aquí. Entonces valió la pena hacerlo.

FRAN Gracias por el material que me enviaste. Muy bueno, pero más agradecido aún por lo que opinas de este artículo. Te cuento que tuve casi tres semanas estudiando pues no tenía ni idea de los hechos. La información es muy fragmentaria y está muy dispersa. Pero lo que me ayudó mucho fueron oir las entrevistas en los videos. Si no las has oído, es bueno que lo hagas... Me impresionaron y de seguro a tí también.
Mi nombre es Mucha ha dicho que…
Necesito tiempo para que mi mente pueda leerte Te imaginas escribo para el diario local, y si llegara a presentar lo tuyo me matan. La idea es sintetizar todo lo que vas a escribir. Me gusta la entrada pero no puedo resumir todo lo que he leido Un saludo, un placer y hasta pronto
Jani ha dicho que…
Qué interesante lo que nos cuentas, conocía La batalla de Lepanto pero no con tantos detalles que nos has narrado. Muchas gracias, da gusto todo lo que se aprende contigo.

Saludos!
Erly Acosta ha dicho que…
Muy buena la reseña querido amigo. Es larga, pero no tanto para no sentarse y leer con gusto e imaginar las horas interminables de la batalla de Lepanto, como refieres la primera gran batalla que pierden los otomanos. Fue una lectura deliciosa.
David E. ha dicho que…
Ali, tremendo esfuerzo de tu parte el haber puesto en forma digerible toda esa cantidad de detalles. Es realmente impresionante. Y aunque algo largo, al pensar en el tiempo que dedicaste masticándolo para que pudieramos digerir y disfrutar de toda esta narración que has hecho tan magistralmente, no me quejo de haber dedicado este tiempo a tan amena lectura. Felicitaciónes por tu trabajo, y que el Creador que te ha dado tal don, también sonría contento por el buen uso que das para beneplácito de tus lectores. Un abrazo.
Galilea ha dicho que…
Interesantísimas siempre tus entradas. Aquí has hecho un gran trabajo. Te felicito 👏🏼👏🏼
manolo.dj ha dicho que…
TREMENDA ENTRADA Ali, un trabajo arduo con un excelente resultado. He aprendido un montón de detalles de este día tan especial; debí incluso interesarme mucho antes por recordar un poco más por esta feroz batalla que pudo marcar un cambio tremendo en los acontecimientos posteriores de occidente. Coincide además que yo nací un 7 de octubre, doble motivo de agradecimiento por esta magnífica publicación, enhorabuena!!!! Abrazo!!!
Alí Reyes ha dicho que…
MUCHA Tranquila, no es necesario que lo leas, solo mira los dos primeros videos... un abrazo.

JANI Saber que eso es lo que opina una persona tan enterada como tú... es una MARAVILLA

ERLY Nada más por tus palabras uno ya sabe que valió la pena tanto trabajo en esta entrada.

DAVID E Gracias mi hermano. Y tienes razón, eso fue lo que hice, masticar despacio toda la información hasta que tuviera la coerencia necesaria para la divulgación... creo que ese es el más importante objetivo de los escritores. Y gracias a tí mi hermano, por atrapar los gazapos que se me escaparon en el texto.

GALILEA En efecto... creo que pasarán varias semanas antes de volver a hacer otra entrada... resultó un poco agotador, de verdad.

MANOLO Qué bueno mi hermano. Gracias por tus palabras y enhorabuena para tí también, al coincidir tu día de nacimiento con en una tan crucial para Occidente.
Jo ha dicho que…
El daño que hemos causado... es irreversible el remedio quizá es consciente pero nadie quiere esforzarse
Estamos condenados :(
Myriam ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam ha dicho que…
Interesantísimo todo lo que cuentas tan detallado de la batalla de Lepanto. (veré los vídeos con tiempo, más tarde)
¡Qué cierto lo que dices de que la Historia hubiera sido otra de haber ganado esa Batalla los Otomanos!. ¿Sabes? A veces pienso que hubiera sido de Europa si los países del Eje hubieran ganado la Segunda guerra Mundial. Igual, me gusta jugar con la mente e imaginar otras vidas que yo hubiera podido vivir si hubiera hecho las cosas de manera diferente.

Dos matices: 1- al principio de tu escrito dices que Suleimán el Magnífico conquistó Constantinopla, pero en realidad lo hizo Mehmed II, de ahí su apodo "El Conquistador", en Mayo de 1453, (como 67 años antes de la ascención al trono por Suleiman, que fue en 1520) y 2- Los jenízaros eran por lo general célibes no castrados, aunque no se les prohibía el matrimonio, esto era algo infrecuente. Los castrados eran los eunucos que cuidaban el Serallo del Sultán. Los jenízaros se asemejaban más a los Templarios: -mayormente- célibes,fanáticos, indoctrinados y valientes guerreros.

Un abrazo
Alí Reyes ha dicho que…
JO ... bueno... no entendí lo que dijiste. Pero gracias por decirlo.

MYRIAM Buenísima tu observación. lo de quitarle su conquista a MEHMEDII Fue un error garrafal. Gracias por tu observación, también por tus comentarios acerca de los jenízaros. Ya procedí a corregír. De nuevo muchas gracias por estar pendiente.
Luis Antonio ha dicho que…
Gracias por la clase magistral. Hay que repasar la Historia para intentar no recaer en acciones lamentables
Rud ha dicho que…
Apreciado Alí
¡Qué imágenes tan estupendas y acertadas! Toda una clase de Historia.
En el siglo VII el profeta Mohamed comenzó a predicar una nueva religión monoteísta. Si hiciéramos cuentas, en realidad sí están viviendo su edad media.
Recordemos que nuestras abuelas debían ir con pañoletas a las iglesias, incluso las madres de la Plaza de Mayo en Buenos Aires también llevaban tapado el cabello, como una costumbre ancestral cristiana.
En occidente, las mujeres hemos tardado mucho en tener cierta libertad para ir a las Universidades, para sufragar y para laborar fuera del hogar. El cristianismo hizo horrores, cometió muchos atropellos llevando a la hoguera a quienes se atrevían a contradecir lo establecido por dicha iglesia.
Respecto de la batalla de Lepanto, desconocía la existencia de los jenízaros; Babilonia desapareció más o menos 500 años AC.
Me encanta leer, pero me pudo el texto, lo he de terminar en otro momento, ya mi pareja me está extrañando :)
Por acaso, hace poco salió en la BBC, un artículo donde están las imágenes y los nombres de los diferentes velos de las señoras musulmanas:
https://www.bbc.com/mundo/noticias-58234188
Siempre es un gusto leer tus excelentes narraciones.
Un fuerte abrazo, con afecto.
Entrada documentada, preciosa y para leer despacio y asimilar tanta información amigo Alí.
Gracias por compartirla.
Feliz Semana.
Un Abrazo
Mava ha dicho que…
Hola Alí,
¡Wow, qué entrada! Pues me quito el sombrero, una clase magistral de historia, la verdad es que me he leído despacio todo el post, poco a poco para poder asimilar la información, muchos son los detalles que no conocía acerca de esta gran batalla que cambió el curso de la historia.
Los videos los veré con calma en los próximos días, ya sabes que nuestras conexiones de internet adolecen de velocidad, por lo que necesito armarme de paciencia y tiempo... ja, ja, ja... mejor reír que llorar :(
Te felicito Alí, magnífico trabajo!
Un abrazo y feliz semana ;)
Ses ha dicho que…
Me encanta tu invitación a ir directamente a la conclusión, si es que no sabías cómo llamarnos perezosos.
Pues te aguantas, que me ha absorbido la lectura.
CHARO ha dicho que…
Es digno de admiración todo el trabajo y esfuerzo que has tenido que tener para hacer esta magnífica entrada de la batalla de Lepanto, una batalla tan importante para la cristiendad y para España, me horroriza el pensar cómo estaríamos viviendo ahora si hubieran ganado los turcos.Te felicito por tan excelente trabajo.Saludos
LA ZARZAMORA ha dicho que…
Cómo olvidar dicha batalla... si hasta el manco más universal de nuestra historia literaria se dejó allí un brazo y lo apodaron El manco de Lepanto, y las galeras le esperarían...

Cada batalla ganada por los turcos, fue una derrota para el imperio cristiano. Algunos historiadores mencionan que a partir de esta batalla nació la "modernidad" como entonces se entendía como definición.
De hablar hoy de Modernidad, Turquía, no ha dado muestras de avanzar hacia ese lugar donde derechos humanos, libertad de expresión, derechos femeninos, etc... por lo que entenderíamos hoy.
Desde entonces, sólo cabe decir que el Mediterráneo y su control( es un nido de muertos que buscan desesperadamente un lugar donde alcanzar algo de paz, libertad, y derechos humanos).
Avanzamos en algo¿?
Dudo mucho que así sea.

Besos, Alí.
Luiz Gomes ha dicho que…
Boa tarde meu querido amigo Alí. Considero a sua excelente postagem uma verdadeira aula de história, muito rica em detalhes.
Ricardo Tribin ha dicho que…
Lepanto, lugar inolvidable el que atane a D. Miguel de Cervantes.

Abrazos!!
Luiz Gomes ha dicho que…
Boa tarde Alí. Passando para desejar uma boa semana aí em Maringá.
Frodo ha dicho que…
Hola Alí, conozco la batalla, aunque no los pormenores así que iré leyendo la entrada de a poco.
Conozco también el canal del que sacas los dos videos, pero no se por qué no estoy suscripto, ¡ya mismo lo sigo!
Un canal que sí veo seguido y que se parece a ese que enlazas, es "Memoria de Pez", te lo recomiendo.

Abrazos hermano!
Nocturno ha dicho que…
Qué grato tema elegiste, me apasiona también el leer pormenores de ciertas batallas en la historia (una de mis favoritas es la de Agincourt durante la guerra de los 100 días...)
Concuerdo con Frodo que no es para leerte de un tirón, quizá por pedacitos o tal vez a futuro podrías hacer una entrega por partes diferentes días y así nos mantienes en vilo jeje
De todos modos te felicito por tu ahínco en recolectar tanta info y compartirla generosamente, tienes pasta de historiador eh?
Un gran abrazo Capo!
Laura. M ha dicho que…
Documentada y conocida batalla. Para leerla detenidamente.
Buen fin de semana.
Un abrazo.
Alexander Strauffon ha dicho que…
Excelente tu post. Me recordaste un canal de Youtube muy informativo, que se llama "Pero esa es otra historia", de un cuate que además tiene un canal de cine llamado "Agujeros de Guión". Muy bien desglosado todo en cuanto a la batalla.
Alí Reyes ha dicho que…
LUIS ANTONIO Exacto... hay que darle un repaso a la Historia

RUD Eso de Babilonia, en realidad es Mesopotamia pero para hacerlo rimbombante lo llamaban Babilonia, cuando en realidad era un peladero e' chivo. Y en otro orden es eso de las aberraciones de los musulmanes y cristianos en ese tiempo. el caso es que mientras los católicos pasaron la página hace centenares de aços... los otros se quedaron allá.

JOSÉ ANTONIO Gracias mi hermano... Gracias.

MAVA Gracias por tus palabras. Y en cuanto a los videos, espero que veas aunque sea los dos primeros y luego me cuentas.

SES ¿Cómo hago para no reirme de tus ocurrencias?

CHARO De verdad que ese SI de la historia que llaman ucronía, hubiese sido terrible hoy en día. Y en cuanto al esfuerzo de este artículo... fue terrible. Es más, fue tan tremnendo que espero no escribir en el blog hasta diciembre o más allá.

ZARZAMORA Interesante esa definición de la Modernidad en la batalla de Lepanto. La otra tesis es la basada en la caída de Constantinopla o el propio Descubrimiento de América, pero me parece que lo que dices es más razonable. Y en cuanto a Turquía, todo lo que había avanzado con Ataturk, se está cayendo con Erdogan.

Alí Reyes ha dicho que…
LUIZ GOMES Obrigado meu irmão. Que bom que você gostou deste artigo histórico

RICARDO TRIBIN Exacto mi hermano. Por cierto hay algunos detalles de la intervención de Cervante en esa batalla que son desconocidos por el gran público.

FRODO Muy bueno todo lo que recomiendas de canales de historia. Por cierto, revisando tu blog se me ocurrió escribir una entrada acerca de la frontera natural zahariana. Si Dios lo permite la abordaré el aço entrante.

NOCTURNO De verdad que me costó muchísimo. Fíjate que me costó tanto que, si Dios me ayuda, espero no tener que publicar más en el blog hasta el final de este aço.

LAURA Exacto. Es para leerlo con calma y de a poco.

STRAUFFON Gracias por esa recomendación de PERO ESA ES OTRA HISTORIA. Ya voy a estar investigando.

Rud ha dicho que…
Apreciado Alí
Ya estaba con intención de telefonear a tu hermana pues no dabas señales de vida.
Me alegra muchísimo que estés bien.
Un gran abrazo, amigo.
rere ha dicho que…
Thanks for sharing

visit our website

ittelkom jakarta
LOBEZNA ha dicho que…
Menuda entrada más completa.
Feliz semana.
He buscado el botón de "seguir" para seguirte y no lo he encontrado.
Mari-Pi-R ha dicho que…
Has hecho un buen trabajo de recapitulación de historia, como siempre temas importantes para recordar.
Un abrazo.
Rud ha dicho que…
Estimado Alí
Me ha fascinado la manera de dibujar de la chica del segundo video; que no son simples bosquejos, sino unos bien logrados diseños. En el tercer video también me ha fascinado la artista, lo que no me ha parecido de la narración, es la manera insistente de llamar “bastardo” a un heredero; esas expresiones han pasado de moda, por fortuna para aquellas criaturas cuyos padres no contrajeron matrimonio para relacionarse en la intimidad, estamos en otra época; no en el siglo XVI.
Eso no le quita peso a tu trabajo; después de todo, son españoles quienes realizaron la grabación.
Está muy interesante, pero debo comer con mi familia. Otro día te visito.
Un grana brazo.

Entradas populares de este blog

Canto del exilio / Rivers of Babylon