sábado, 5 de febrero de 2011

El Appalloosa / Pionero de los caballos de las Américas

Para Alí Rafael Reyes, mi padre, caballista desde siempre y para Tamaris Navarro de Salgado a quién debía esta entrada.


A comienzos del siglo XVII, en el año 1600, para ser más
exactos, unos individuos como de otro mundo llegaron desde el Océano Pacífico a las costas de lo que ahora son los Estados Unidos, venían vestidos con corazas metálicas, que los hacían casi invulnerables a las flechas, traían varas que arrojaban fuego por un extremo y unas bestias enormes que los transportaban con una velocidad increíble. Se trataba de los primeros españoles que colonizaban esas tierras. Pero a pesar de tan enormes recursos, el poco número de expedicionarios y el conocimiento de los indios del territorio, entre otros factores, dió al traste con la pretención española
de apoderarse de tan extenso territorio y aportó a los indios un botín de guerra de incalculable valor: El caballo Ibérico, que a su vez tenía parte de los caballos cartaginenses del norte de Africa y sangre de los mejores ejemplares árabes que habían sido depurados en la llamada "Edad de Oro española". Fueron pocos los caballos que sobrevivieron
a las refriegas pero algunos llegaron vivos a las manos de los nativos, otros huyeron sin jinete y formaron pequeños grupos dispersos de forma silvestre. De todos modos esto bastó y sobró para que las diferentes tribus tuviesen un "pié de cría" fenomenal con el que comenzaron una labor genética a conciencia para formar una raza que pudiese adaptarse a las necesidades de la vida nómada. Animal versátil para el trabajo y resistente a
las temperaturas del desierto y de las nevadas pero a su vez dócil con su amo de forma tal que se adaptara a la vida del campamento vivaqueando hasta en el mismo kipy de sus amos si esto fuese
posible.
Es más bien un caballo liviano, de alzada baja -pero para
sorpresa de todos, sumamente resistente- poco poblado de crines y de cola pero de colores muy escandalosos, pintos, overos, toldos o con una mancha blanca en el anca (sabanitos) o Nevados (moteado por todo el cuerpo) el caso es que siempre poseen algún reguero de
mancha blanca, o todo el cuerpo moteado por pequeños puntos oscuros. Pero la característica más sobresaliente es que, a diferencia del resto de los ejemplares de la especie, este caballo es el único que tiene la esclerótica -"lo blanco del ojo"- de color blanco, como el de los humanos, y eso hace que sea imposible no reaccionar a su inteligente mirada. Estamos hablando del appaloosa, el más auténtico de los caballos
americanos.Todas las tribus trabajaron en este proyecto generacional para la nueva raza, no obstante, los que lo
lograron en menos tiempo y con un patrón fenotípico fijo más éxitoso fueron los nimiipuu o Nez Percé ubicados en la cuenca del río Palouse en el territorio que luego formaría los estados de
Washinton, Idaho y parte de Oregon pero entre las tribus
era conocido desde California hasta la mismísima Alaska. Esto mejoró no solo la movilidad sino las proviciones de los indígenas ya que se hizo más fácil y selectiva la cacería de animales como el bisonte(*) no obstante este estado de prosperidad para el appaloosa y para los nativos no podía durar mucho, pues en menos de dos siglos 1800 el hombre blanco volvería a irrumpir en los territorios indios pero esta vez con una tecnología armamentista más sofisticada y ya no desde el océno
Pacífico sino desde el Este. Era evidente que los indios, a quienes en algún momento habían creído que ignoraban lo que era un caballo, tenían caballos con características muy específicas, nada que ver con los robustos caballos ingleses que ellos
traían y -¡Vaya paradoja!- no fueron los indios sino ellos que le dieron el nombre cuando comenzaron a llamarlos "un caballo del Palouse" "a Palouse' Horse" que después apostrofarían como Appaloouse horse, de allí el nombre.
Estos ejemplares no eran bien vistos por el ejército debido a ser "los caballos de los indios" y también por razones prácticas ya que los soldados alegaban que eran mostrencos e indóciles y eso suele ser contagioso para la cuadra de la caballería. Argumento a todas luces fruto de la subjetividad ya que no tiene en cuenta que un animal pueda aceptar sin resistencia la marca del hierro candente de un número en su anca cuando lo máximo que había recibido en
su piel eran colorantes vegetales con formas de flores y paisajes y mucho menos amoldarse a la disciplina y los rigores militares cuando toda la vida había sido tratados como la mascota de la familia. El caso es que los padrotes apresados fueron castrados y usados para carga junto a los mulos y más de una vez, las yeguas fueron utilizadas como comida de tropa.
Jefe indio Joseth Nez
1871, es un año luctroso en la historia de estos caballos, cuando Joseth, el jefe de la tribu Nez a sabiendas de la inutilidad de seguir combatiendo contra el ejército de los Estados Unidos - al cual, contra todo pronóstico, mantuvo a raya por mucho tiempo- decidió emigrar con su tribu hacia Canadá en una marcha forzada y dramática, pero a pocos kilómetros de la frontera fueron alcanzados por la avanzada del ejército y obligados a presentar una batalla desastrosa para los nativos y para la
conservación del appaloosa. Pero tiempo después, los mismos colonos que tomaron sus tierras tuvieron la iniciativa de cuidar y mantener la estirpe de los pocos caballos que habían sobrevivido. Ese es el pie de cría de los ejemplares actuales de el pionero de los caballos Americanos.

* Para más acerca de los bisontes, favor leer la entrada: http://tigrero-literario.blogspot.com/2009/01/la-mejor-leyenda-del-oeste-el-rescate.html

15 comentarios:

Isa dijo...

¡Wow! Lo digo Alí, además de Veterinario, pudiste dedicarte también a la información mediante la palabra escrita. Muy lindo tu post. Me hizo acordarme de una película que vi cuando niña que tenía como título: "Appaloosa", preciosa película que hizo que me enamorara de los caballos.
Gracias por redactar este lindo e informativo post.

Alí Reyes H. dijo...

ISA Bueno Isa...¡Por algo soy escritor! ¿No te parece? (risas)...Veremos cómo te hago llegar un ejemplar de mi libro de cuentos "Tigrero" En cuanto a la película que mencionas, vi muchas fotos cuando estaba buscando imágenes, y debe ser muy buena pues Clin Iswurd 8se escriba como se escriba) no era de los que aceptaba trabajar en una película que no fuese buenísima. La buscaré donde sea. Gracias por la recomendación. Ahhh ¿Sabes? El jefe Joseth que nombro en el artículo tiene la particularidad de haber sido uno sino el único jefe indio de confesión cristiana que recoge la historia, sin duda fue debido a eso a que siempre estuvo enfrentado a sus homólogos de otras tribus que pedían la guerra, hasta que él mismo lo tuvo que hacer, con relativo éxito, para sorpresa de todos, pero terminó practicamente como un preso en una reserva...Esta es otra mácula de nuestra historia del cristianismo que no nos orgullece pero que no debenos olvidar pues si hay algo que debemos rechazar es eso de marginar a los demás en nombre de un Cristo que solo está en la boca pero no en el corazón, como lo hicieron los jefes del ejército contra un hombre pacífico y cristiano

Manuel dijo...

Gran historia Tigrero.
Los caballos fueron reintorducidos en américa. Sus antepasados existían en el continente y desaparecieron hace unos 3 millones años o algo menos. Las culturas precolombinas no lo conocieron hasta que los llevaron los españoles.

También vi Appalloosa
saludos

Rafa dijo...

Este caballo tiene mucha historia, creo que en unas cuevas en Francia se encontraron unos dibujos de caballos moteaos, de una antigüedad de miles de años. Me encantan estos caballos, no me importaría tener algunos ejemplares, saludos mi estimado hermano.

tia elsa dijo...

El caballo es un animal que admiro por su elegancia, belleza e inteligencia, sus ojos tienen algo muy especial. Muy interesante todo lo que explicás, me da pena cuanto sufren los animales en manos del hombre. Besos tia Elsa.

Alí Reyes H. dijo...

MANUEL En efecto ese dato es interesante pues pone la historia del caballo en perspectiva. Gracias por el dato y trataré de encontrar la película

RAFA ...Ese es otro dato que hace más interesante la historia. Los orígenes de ese caballo están bien repartidos

ELSA Argentina al fín...Por eso te gustan tanto los caballos (risas)

Tami dijo...

Gracias Alí, por dedicarme éste preciosísimo post!!
Caballos! el animal más hermoso y ùtil al hombre. Ya lo dijo Rubén Darío: No concibo al Quijote sin "Rocinante" ni a Alejandro Magno sin "Bucéfalo", yo agregaría a Simón Bolívar sin "Palomo"
Tener un Caballo así, cerquita, mirarlo a los ojos y abrazarlo! es un disfrute total!

Un relincho cariñoso para tí!!!

Rud dijo...

¡Alí!
Amo los caballos, los admiro, los dibujo, los pinto y me deleito con su espectacular belleza. Nunca había vito un ejemplar como el de la primera foto, es bellísimo, único.
¿Llegaron por el Pacífico los caballos? Le dieron una gran vuelta al mundo.
Wow, parece que siempre he pintado al appaloosa pues siempre les pinto blanca la esclerótica. Me has enseñado mucho acerca de ellos, muchas gracias.
¡Qué escrito tan maravilloso e interesante!
Un abrazo

Alí Reyes H. dijo...

TAMI ¡Sabía que te gustaría! Estuve en eso desde el 2009 cuando escribí "Un Gato en mi blog" y me pediste que hablara de caballos. Pues bien, ¿Que mejor tema que hablar de un caballo tan cercano a tu nueva tierra?

RUD ¡Si!... !vinieron del Pacífico! Recuerda que el paroxismo de viajes de las naves españolas se disparó a casi todo el planeta. Ellos cruzaban Centroamérica y se volvían a embarcar en la costa pacífica y es en esas andanzas que llegaron a descubrir hasta las costas de Alaska, a la que, por cierto, pretendieron tomar para la corona española. Si bien, les fue imposible conquistar tan vastos territorios, a lo menos sirvió para presentarlos en los mapas

Isa dijo...

Oye, Elí, ¡sí que eres "un estuche de monerías" como diría mi mamá, y lo haces bien. ¡Felicitaciones! Y pues sí que ando atrasada en noticias, pero me alegro por ti. Ya se me hacía que lo hacías muy bien, je,je.
Un fuerte abrazo.

Rud dijo...

Estimado Alí
No me canso de ver esas fotografías, los caballos son fascinantes.
Ya imagino la locura de aquellos que de la noche a la mañana encontraron una vasta tierra llena de riquezas naturales con gente incluida para explotarla.
Que la pases bonito
Un abrazo

Alí Reyes H. dijo...

ISA "Estuche de monerías"...(risas)...Me gusta mucho ese calificativo. Gracias Isa

RUD Si a tí te gustan las fotos, es porque el trabajo fue hecho con cuidado para una persona exigente como tú ¿Sabes Rud? Duré casi un año archivando fotos para esta entrada

Folhetim Cultural dijo...

Olá passo por seu blog para convidar você a visitar o meu que é dedicado a cultura. De segunda a sexta feira noticiário cultural aos sábados minha coluna poética ás 09 horas da manhã e ás 5 da tarde Chá das 5 sempre com uma participação especial. Irei aguardar sua visita lá. Abraços sucesso em seu blog. O endereço é informativofolhetimcultural.blogspot.com

Magno Oliveira
Twitter: @oliveirasmagno ou twitter/oliveirasmagno
Telefone: 55 11 61903992
E-mail oliveira_m_silva@hotmail.com

Ginebra dijo...

Preciosos caballos y muy interesante la historia sobre el origen y desarrollo de esta raza.
Por cierto, me encantaría montar como los indios, jajajajaja, presumo de ser buena amazona, pero estoy a años luz de ellos.

Sólo una corrección, si me permites: los colonizadores españoles llegaron a América, entonces el Nuevo Mundo, a través del océano Atlántico, no Pacífico.
Saludos

Alí Reyes dijo...

MAGNO OLIVEIRA Gracias por la visita

GINEBRA Tienes razón, todos sabemos que los españoles llegaron a América por el Atlántico, pero debes recordar que estaban limitados a entrar al Pacífico gracias al tratado de Toldecillas que le aseguraba esa parte de la "torta" a los portugueses. ¿Cómo resolvieron eso? Sencillo. Instalaron artilleros en la costa pacífica de Mexico y de allí partieron a conquistar lo que pudieron del Pacífico, así llegaron a colonizar hasta las Filipinas, y en cuanto a las costas de lo que sería luego Estados Unidos, fundaron ciudades como Sacramento, Los Angeles, San Francisco, San Diego y pare de contar. Por eso es que exploraron la costa pacífica de Estados Unidos y Canadá ciento cincuenta años antes de que los propios colonos norteamericanos llegaran a ella. Precisamente allí está la explicación de por que los norteamericanos se encontraron conque los indios más al oeste ya tenían caballos con razas establecidas