martes, 22 de diciembre de 2020

Espectro (crónica)

 


Espectro

Para Estrella García Coronado,

hija de Libia y Don Rómulo

    Al traspasar la puerta de celosía del zaguán, vi a mi tío Romito recostado   sobre unos sacos de maíz apilados en el corredor, inmerso en la resaca de cocuy barato. Él mismo había dado órdenes de que al estar así no le dejaran pasar a su casa, pues no quería que su hijita lo viera en ese estado.

    Era difícil acostumbrarse a esa imagen, siendo que Rómulo García Hernández era uno de los intelectuales más brillantes que había dado, no digamos que el pueblo de Cabure, sino la Sierra de Falcón entera y, según los entendidos, era un poeta que no tenía nada que envidiarle a Elías David Curiel o al mismísimo Andrés Eloy Blanco; además era un hombre trabajador y valiente, al mejor estilo de un Lord Byron, al punto de estar dispuesto a morir en un duelo por su amada. Eso fue así hasta que Libia, su esposa, murió en el parto. La Bebita sobrevivió, pero eso no fue suficiente para sacarlo del foso de la desesperación y del consecuente alcoholismo.

Ahora, de su valiosa literatura, solo quedaba una que otra hoja perdida en el piso de un botiquín y nada de la brillantez del otrora “Parnaso serrano”.

    Entré a la biblioteca de la casa con el sabor amargo de ver a mi Tío así; pero esa reflexión sombría se desvaneció cuando me dediqué a revisar unos baúles para organizar mis libros de ajedrez. En eso estaba, cuando encontré un cofrecito de madera cuyo fondo estaba cubierto por una foto en sepia de Libia.

    Salí al corredor y me acerqué a tío Romito.

─¡Tío, Tío…mire lo que hallé en el baúl!

    En medio del sopor pudo reaccionar y trató de sentarse. No dejé que me preguntara, sino que puse el cofrecito en su mano.

    Quedó un rato viéndolo hasta que lo ayudé a incorporarse y en silencio, comenzó a caminar por el corredor. Sus pasos sobre las baldosas de arcilla hacían eco en los corredores de La Concordia, esa amplia casa solariega, mientras que su mirada permanecía clavada en el cofrecito.

    Lo dejé solo con su dolor y volví a la biblioteca. Pero al poco rato oí que me llamaba.

─¡Orlando!

─¡Diga, Tío!

─¡Tráete lápiz y papel, y por favor, escribe lo que te voy a decir !

 

Exhumando recuerdos de la fosa

de cuando ayer amó mi fantasía

un cofrecito donde cada cosa

tiene un trágico aspecto de agonía

Desteñida y polvosa

encontré la imagen de la amada mía

a quién di la promesa cariñosa

de morir de dolor si ella moría

Más al verme con los restos de ese encanto

perdidos en la remota lejanía

una gota de llanto

que silenciosa por mi faz corría

Me recordó, que allá en el camposanto

Ella me está esperando todavía

-----

    ¿Acaso tío Romito, o mejor dicho, Don Rómulo García, quien antes de caer en desgracia había sido un caballero de palabra,  había dejado de cumplir la promesa que alguna vez le hizo a su amada?


De ninguna manera. Es más; lo hizo de la peor forma, porque ahora él era solo el espectro de un hombre que, hacía tiempo, había dejado de existir.

 

 

Alí Jesús Reyes Hernández

 Cabure, estado Falcón, Venezuela, 6 de enero del 2017 

50 comentarios:

Colotordoc dijo...

Una triste historia la que has traído. Desconocía a este poeta.

Felicidades Alí. Que haya mucha salud, que la necesitamos

Trecce dijo...

Hermoso y triste al tiempo.

Alexander Strauffon dijo...

Qué buena y a la vez triste historia.

Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche dijo...

Maravillosa, Alí, gracia por compartir tan bellas e inspiradas historias.

Un abrazo... Feliz Navidad.

Alí Reyes dijo...

LA OTRA HISTORIA DETRÁS DE ESTA CRÓNICA
Antes de responder a los apreciados colegas, a los cuales agradezco de antemano, permítanme adelantarme a la pregunta y decirles cómo llegué a escribir esto:

Era el fin de año de diciembre 2016 y estábamos en Cabure, el pueblo de mis padres, en la sierra de Falcón. En algún momento me senté solo al lado de mi papá (Alí Rafael Reyes, que para ese tiempo tenía como 86 años) y éste comenzó a referirme la vida de Rómulo García Hernández. Introdujo con la parte terrible, cuando era un alcohólico que podía estar postrado en el piso empedrado de las calles, para luego referirme lo importante que había llegado a ser para el pueblo, no solo por pertenecer a una familia aristocrática sino por su facilidad como intelectual. También me refirió la prueba que significó para él, aceptar el reto de un "afamado" pistolero de La Cruz, enemigo jurado de los García Hernández (el mismísimo padre de Libia) y que vale la pena contar en pero otro momento, en fin...Un personaje de novela. el caso fue que logró casarse con el amor de su vida, hasta que ocurrió la muerte de Libia.

De allí pasó a contarme lo que un amigo de él le contó. Se trataba de Orlando García Hernández, hijo de Agustín García, ese gran novelista falcoliano que ha pubicó URUPAGUA, y el cuento FARALLÓN entre muchos otros, pero que no solo se le recuerda por esto, sino que Orlando (mi mamá me enseñó a llamarlo "tío" por la ascendencia Hernández) fue una persona muy popular en el pueblo por ser un líder natural que organizó la vida literaria y deportiva de Cabure, sobre todo en el ámbito de ajedrez, donde siempre fue un aventajado. El caso fue que Orlando comenzó a relatarle a papá, esta historia de primera mano y le llegó a enseñar el papel donde había escrito el soneto. Papá no solo copió el poema, sino que ¡Se lo aprendió de memoria!

Y resulta que yo estaba oyendo esa historia con soneto y todo ¡Una bombita como dicen en el beísbol! Creo que papá entendió que solo yo podía rescatar esta historia y no se la contó a más nadie, solo a mí. Y bueno...¿Qué otra cosa podía hacer sino escribirla?

Finalizada la misma se me presentó un problema ¿Cómo le digo a Estrella que escribí algo para su padre, pero que lo retrata como "un borrachín de pueblo? Mi tía Mireya Hernández de
Villavicencio, amiga personal de Estrella, habló con ella y me facilitó su teléfono. Así que, con muchos miramientos de mi parte, le plantié el caso a Estrella y logré enviarle el borrador del texto. Esperé un día con mucha expextación Luego ella me llamó llorando y diciéndome que ¡Por fin alguien se había acordado de su papá!

Alí Reyes dijo...

COLOTORDOC He estado revisando la red, pero no hay nada acerca de él. aunque sé que sus poemas aparecían en periódicos regionales y en revistas culturales de la época estilo Armonía o Medanos y Leyendas, pero no he podido dar con ninguna. Al punto, creo que esto es lo único que de él se ha salvado en formato digital.

TRECCE y STRAUFFON ...Tienen razón, un drama bellos pero desgarrador

LIZARAZO GOYENECHE Gracias por esas palabras que vienen de un verdadero poeta como lo eres tú mi hermano.

J.P. Alexander dijo...

Buena historia, me dio pena el final. Te mando un beso y te deseo una feliz navidad para ti y tu familia

Frodo dijo...

Hola Alí, me encantó, una vida de "poeta maldito" el de tío Romito.
¡cuántos espíritus así han habitado esta tierra. Por eso me gustó tu comparación con Lord Byron de quien se dice que "murió de unas calenturas" en Mesolongui, luego de tanta lucha en las letras y su vida escandalosa.

Buen poema ha dictado.

Abrazo gigante desde el río de la Plata
Pasala bien hermano

Josep dijo...

Una historia enternecedora y muy bien relatada, Alí.
Te deseo unas felices fiestas navideñas y un mejor año 2021 que alivie un poco lsa penas del presente.
Un abrazo.

Fran dijo...

Que tal Alí!
A mi de niño esa palabra (espectro) ya me provocaba escalofríos, yo era de los que le tenia un pánico terrible a la oscuridad, bueno, supongo que como todos cuando somos pequeños.
Me ha gustado su lectura.
Aprovecho para enviarte mis mejores deseos para estas navidades, mucho animo y mucha fuerza hermano!!!

Alí Reyes dijo...

JP ALEXANDER Un final dramático , cierto. Y gracias por tus buenos deseos

FRODO La que dió una explicación a ese fenómeno tan recurrido a finales del siglo XIX y principio del XX, fue la peruana Chabuca Granda al decir "El artista es un personaje tan sensible y solitario que esa misma condición atenta contra él. Si no logra convivir con su soledad...está perdido"

JOSEP Buen calificativo "estremecedora".

FRAN Por lo visto, algo como esto no era lo mejor para navidad, pero creo que el rescate de una memoria también vale una misa (así como la ciudad de París) ¿no te parece?

Bienaventurada dijo...

Hola Ali, un gusto leerte y ver tu buena historia y que además es en memoria de alguien. Tu conocías a mamá? Su blog? Te dejo un abrazo y mis mejores deseos para navidad y el nuevo año que comienza.

Luiz Gomes dijo...

Bom dia meu amigo. Feliz Natal. A cidade de Feliz Natal é no Estado do Mato Grosso. Realmente ela existe.

AlmaBaires dijo...

No podía dejar que terminara el año sin pasar por tu espacio, y ¿qué me encuentro? ...con algo que te caracteriza, una historia, un relato breve, sentido y excelente. Gracias por ello y que el nuevo año esté colmado de bendiciones para ti y los tuyos.

Un beso.

Alí Reyes dijo...

BIENAVENTURADA En efecto, esta historia es para la hija de Don Rómulo, que ahora es una señora bastante mayor y que agradeció que alguien se acordara de su papá. Y en cuanto a tu mamá...Lo supe porque leí los artículos donde hablabas de ella. Bienvenida a mi casita y un abrazo de navidad.

lUIS GOMES Bem, meu irmão. Você aprende algo novo a cada dia. Obrigado e bênçãos de natal

ALMA BAIRES Gracias a tí Alma, por no olvidarte de mí, y por esas palabras que tanto agradezco. Un abrazo navideño para tí

José Antonio Sánchez Rumí dijo...

Tremendo relato Alí, un realismo una soltura y claridad en el que nos va metiendo de lleno, la poesía muy linda, triste como la vida misma pero real.
Enhorabuena migo.
Felices Fiestas.
Venturoso año 2021.
Saludos Cordiales.

Antoni dijo...

Un relato desgarrador, tanto que en mi cabeza se escuchó el eco de los golpes al caminar sobre el suelo de arcilla.
Un texto muy realista y bien escrito. Un gusto leerte y seguir este blog.

¡SALUDOS Y FELICES FIESTAS!

Nuria Lourdes dijo...

¡Hola, Alí!
No he podido evitar sentir tristeza ante este post tan bonito que nos compartes, gran homenaje para un excelente escritor. Lindo gesto de tu parte. Te felicito por lo hermoso de tus líneas.
Un fuerte abrazo Alí, es un placer leer tu obra.

Alí Reyes dijo...

JOSÉ A SANCHEZ RUMÍ Gracias mi hermano por tus palabras cuando dices que el relato "te va envolviendo de lleno". Y en cuanto a lo de "realista"...En efecto, esto fue tomado de la vida real. Si te llama la atención, puedes leer el primer comentario que hago donde explico como lo optuve. Feliz navidad para tí también.

ANTONI "Desgarrador" diste con la palabra adecueda. Gracias por tu visita.

NURIA Es rara esa combinación detristeza y belleza, pero es así. Y cuando puedas puedes leer en mi primer comentario como fue que optuve esta historia. Un abrazo Nuria.

Ildefonso Robledo dijo...

Un texto desgarrador y tremendo, amigo...

Sobre la foto que me comentabas, la hice a base de editar texturas y, en un programa de edicion, trabajar con capas, mascaras, opacidad, selecciones... En fin, la verdad es algo muy complejo. No aplique un programa digamos automatico, sino que edite la fotografia inicial con ese procedimiento, que me lleva su buen tiempo.

Mis mejores deseos para el nuevo año

Juan Ruiz Correa dijo...

Contundente y triste, sencillo pero aleccionador, con las palabras precisas picadas con la tijera de la síntesis, relatas y describes a un poeta de los tantos que hay en nuestros pueblos, entregados por las circunstancias de la vida a los placeres de la caña, que han dejado talento y quizás familias abandonadas por esa afición de evadirse de la realidad mutilando lo mejor de nuestro organismo su cerebro y dañando sin quererlo a quienes nos quieren. Y con los versos del poeta transtornado y la imagen tétrica de ese cementerio en abandono se completa el cuadro. Cuento corto, narrativa corta, inspirada en lo real, así nos retratamos y nos retratan. Sigue por esa senda amigo. Un saludo desde el valle del Yocoima, donde por igual hay tantas historias no contadas de escritores, poetas, educadores, abogados, oficiales del Ejército y gente valiosa que por alguna razón han desviado su proyecto de vida y se han dejado ahogar en los vapores de las adicciones.

J.P. Alexander dijo...

Feliz año, te mando un abrazo

Tesa Medina dijo...

Creo que ya sólo los poetas son capaces de morir por amor.

Un magnífico relato, Ali, que me ha atrapado desde el principio y cobra todavía más fuerza al contarnos que esos personajes son reales.

Que tengas un feliz año.

Un beso,

Alí Reyes dijo...

IDEFONSO ROBLEDO Gracias hermano por tu comentario y por decirnos algo de tus técnicas...Eres un profesional.

JUAN RUIZ CORREA Sí mi hermano. En cada pueblo hay una historia que tiene un "poeta errado" para no usar la palabra que suele decirse. Y sé que en Upata (Bolívar, Venezuela) también es así. En su momento nos hablarás de ello. Gracias mi hermano por tu visita.

JP ALEXANDER Un abrazo maja. Dios te bendiga y te mantenga sana en este año que entra.

TESA MEDINA Qué bueno que este relato te atrapó desde el principio. Y de verdad, se trata de gente del pueblo de mis padres, como te diste cuenta. Gracias por tu visita y espero en Dios que tu salud sea restaurada.

Martha Colmenares dijo...

Una manera bien atractiva de narrar esa época de sabor que tuvimos, es un relato de nuestros antepasados, a su vez hay un dejo de tristeza. Bonita manera de escribir, eres un gran narrador, Ali

Alfred dijo...

En triste hora de morir dio palabra, puen un muerto en vida se convirtió.
Dejando sin padre a su hija. Triste relato.
Feliz Año.

Gra! dijo...

Hola Ali te deseo el mejor año para vos y tu familia que Dios te colme de bendiciones !!

Hermosa y triste historia de amor..... con esa poesia que quedo grabada en la memoria de tu papa y que vos Ali supiste redactar como buen escritor que sos.
Su hija Estrella feliz que alguien se acuerde de Don Romulo Garcia Hernandez que bueno que lograste contactarla.
Felicitaciones mereces otro premio!! 😊
Besos.

Rud dijo...

¡Apreciadísimo Alí!
Había olvidado lo bien que escribes, tu narrativa atrapa. Dos años y medio me han separado de tus escritos; no prometo ponerme al día porque las razones de mi distanciamiento del blog, siguen, aunque ahora haya nuevos retos.
La sorpresa más grande al regresar, ha sido la partida de Estaban, ese magnífico locutor, escritor y amigo virtual que siempre nos dejaba comentarios cortos, pero muy acertados.
A diario llevo la estadística mundial sobre el Covid, al parecer tu país ha tenido pocos contagios o se han ido a que los contabilicen en otro lado. De todas maneras, debemos cuidarnos porque, al parecer, el virus está a la vuelta de la esquina y no es chiste. Lo malo de todo esto es que ya no podemos darnos abrazos. Tan bonito que era recibir visitas o encontrarnos con familiares y darnos fuertes abrazos como si no nos viésemos desde hace mucho tiempo.
Esperemos que traigan a nuestra América millones de vacunas para que nos inmunicen a todos. Eso sí, que vacunen primero a los políticos, si ellos sobrevivieran, el resto haríamos fila para que nos inyecten las nuestras :)
¡Vaya, te he escrito una epístola!
Un gran abrazo y mis mejores deseos para este 2021 para ti y tu familia.


Contadora de Libros. dijo...

Alí, la historia me ha gustado, pero más el hecho de saber cómo se gestó.
Desde esa primera conversación entrañable con tu padre un fin de año, esa idea confidencia que empezaba a nacer, cómo tu madre te enseñó a llamarle "tío" y por último el momento en que tal vez podría disgustar a la hija de nuestro protagonista. Eso te honra, por cierto.
A uno le puede nacer una idea, una historia que lleva dentro y quiere sacar afuera, pero por encima de eso y siempre que afecte a terceras personas, es fundamental el respeto sobre todo cuando algunas ya no están. Por eso digo, que te honra el haberlo hecho así.
Felicidades.
Un abrazo para ti.

Jorge Donato dijo...

Estimado amigo Alí,
En primer lugar, deseo de corazón que este nuevo año te traiga mucha salud y un coro de musas para que velen tus letras con sumo deleite. En cuanto al escrito, qué decir, más que tus letras son un homenaje cierto y sincero de fugaces momentos lejanos narrados por tu papá y tan bien escritos por tu maestra mano.
Siempre es un placer leerte.
Mi abrazo, y cuídate.

Ses dijo...

Ese abatimiento me parece maravilloso, sobre todo porque soy incapaz de sentirlo. Muy bien narrado.

Enca Gálvez dijo...

Hola Alí, tu relato tan bien redactado parece sacado de una novela, te felicito por tu capacidad de saber transmitir tanto... sigue así no dejes de escribir! te deseo un buen año 2021 un gran abrazo.

Rocío G. Tizón dijo...

Los espectros siempre dan lugar a buenas historias.
Un abrazo.

Beatriz dijo...

Buena narración, limpia y ambientada. Un placer.

Saludos.

Marina Filgueira dijo...

¡Hola Alí!

He pasado un precioso rato leyéndote, me ha encantado todo el relato, pero, sobre todo, me gustó el poema. Exhumando recuerdos. Tu tío, seguramente que, en aquel momento, lo pensó así, que se moriría de dolor… si ella moría, pero, uno no se muere porque muera el otro, por mucha pena que tengas. Ni tampoco debe, vida tenemos una sola.
Todo un placer leerte, Alí, escribes de maravilla con mucha maestría. Mi felicitación y mi enhorabuena.
Un besito y bendiciones para que las musas te sigan a acompañando.

Jova dijo...

Hola, gracias por tu visita. Estaré por tu espacio si me lo permites. Un abrazo desde México

Alí Reyes dijo...

MARTHA COLMENARES Se trata de la época de nuestros antepasados, como ya lo dijiste. Y en realidad lo que hice fue un rescate de una memoria que ya se daba por olvidada. Menos mal que Dios, a través de mi papá, me permitió rescatarla. Por otro lado, no sabes cuánto aprecio que una periodista de tu talla, me dispense ésta visita. Un abrazo en la distancia.

ALFRED Fíjate que no lo había pensado así. Había dejado sin padre a su propia hija...tirste.

GRA Cierto, estos hechos debieron haber ocurrido en las postrimerías de los años '40 y papá todavía recordaba el soneto. Y en cuanto a Estrella...Menos mal que leyó el cuento, pero espero que ahora que está acá, y que saldrá en mi tercer libro, lo pueda volver a leer.

RUD ¡Dos años y medio! Ha pasado un poquito de agua por debajo del puente...risas...Y si...Fue lamentable lo del chileno Esteban Lobo, quien fue traído de Alemania siendo un bebé huyendo del Holocausto. Pero lo doloroso de su partida es que en el momento de su partida estaba deprimido por las protestas absurdas y destructivas que sacudían a su paísadoptivo. Y cuando hablas de la pandemia te refieres a Venezuela, pero ¿sabes? soy de los que cree que el régimen oculta la verdadera data. Dios nos ampare. Y en cuanto a mí, hace casi dos años que salí de allá. Ahora estoy en el sur de Brasil. Espero en Dios que se resuelvan tus cosas y que tu hijo y tu esposo estén bien. Un abrazo a la distancia.

Alí Reyes dijo...

CONTADORA DE LIBROS En efecto, el narrador, Orlando García, murió en los años ochenta del siglo pasado y siempre lo conocí como "tío Orlando" y le pedía la bendición. Y en cuanto al respeto por la memoria de los que no están, en efecto. Recordemos que la literatura es un instrumento muy poderoso y hay que usarla con la debida corrección, de ahí mis escrúpulos a la hora de que Estrella lo leyera. menos mal que a ella le causó tan buena impresión, es más, quedó conmovida. Espero que de nuevo, en este blog y en mi libro futuro, ella pueda leerlo de nuevo. Y a tí, gracias por venir por acá. No sabes lo encantado que estoy con tu blog y contigo.

JORGE DONATO Gracias mi hermano por tus palabras y por esa metáfora tan acertada que utilizas, la de "capturar fugaces momentos", tal cual una cámara de periodista.

SES Entiendo lo que quisiste decir. Yo lo diría de otra forma...digamos que.. un "abatimiento productivo" ¿No te parece mejor? Y gracias por entrar en esta casita tigrera.

ENCA GÁLVEZ Gracias por darme ánimo para seguir escribiendo...Parece mentira, pero son muchas las veces en que lo necesito.

Alí Reyes dijo...

ROCÍO G TIZÓN Es así...no sé qué extraño encanto tienen los espectros ¿verdad?

BEATRIZ Qué directa en sus juicios. Muchas gracias. Por acá a sus órdenes y agradecería de todo corazón saber más acerca de usted.

MAÍA FIGUEIRA Me has dado una idea...¿cómo se llama el poema "Exhumando o El cofrecito"...y en cuanto a la forma en que lo hice, te invito a leer el primer comentario que hice bajo el artículo, ahí doy detalles de como hice la crónica. Un abrazo y un beso desde Brasil.

JOVA A tus órdenes por aquí y es un honor estar en tu losta de contactos.

Macondo dijo...

Me ha gustado mucho tu relato.
Un abrazo.

Alí Reyes dijo...

Hola...¿Verdad que es un relato "macondiano"...risas

virgi dijo...

Qué bien contado, Alí, muy interesante también. Te va un fuerte abrazo y mi deseo ferviente de que estés bien y afrontando un año nuevo con ilusiones y muchas salud.

virgi dijo...

(perdón, "mucha")

Rud dijo...

¡Alí!
Hoy me he dado cuenta que durante mi ausencia me escribiste algunas veces. Lo lamento, discúlpame por no haber visualizado aunque fuese un momento el blog; pero no podía y ahora tampoco, pero estoy tratando de “remendar” el tiempo para que me alcance para “casi” todo.
Millones de gracias por tu afecto, en verdad, tú y Amalia han sido los más constantes. Que mi Dios les pague, los proteja; los llevo en mi mente y en mi corazón.
Brasil es hermoso, cuando estuve allí me trataron muy bien, encontré personas supremamente solidarias, amables, generosas… El idioma escrito es más fácil que el hablado, pero se aprende muy rápido; su ortografía es un poco al revés de la nuestra, como las tildes.
Mi familia, mi esposo y mis hijos están muy bien, gracias. El menor, quien estuvo mal en el 2016, está muy saludable en este momento y feliz.
Espero que a ti también te vaya bien, que tengas a tu familia cerca y que todos estén gozando de buena salud.
Un enorme abrazo, con mucho cariño, amigo.

Nuria Lourdes dijo...

¡Hola, Alí!
Cómo estás? Leí tu comentario. Haz plasmado muy bien todo lo que alguna vez te contó tu padre y más cómo lo hilaste. Todos amamos a nuestros padres y no nos compete juzgarlos. Imagino la emoción y agradecimiento de Estrella por este detalle.
Un fuerte abrazo Ali.

Tawaki dijo...

Soberbio relato. Me ha encantado.

Alí Reyes dijo...

VIRGI Qué grata sorpresa tenerte por acá. Gracias por eso de que está "bien contado" aunque la verdad verdadera es que también es una historia que se las trae.
Se te extraña. Aunque lo bueno es que no has dejado de publicar. Por cierto, vi una foto en tu blog donde aparecen unos pinos en Las Canarias ¿será pino caribe? eso es algo que necesito saber. te voy a dejar acá una entrada donde hablo del pino caribe, a ver si es el mismo
http://tigrero-literario.blogspot.com/2020/03/a-salvarlo.html#:~:text=%C2%A1A%20salvarlo!,-Estamos%20hablando%20de&text=ubicado%20en%20la%20regi%C3%B3n%2

RUD En efecto, tienes razón, la lectura del idioma portugués se me hace más fácil que las conversaciones. Gracias a Dios porque todos están bien, en especial tu hijo por el que oré mucho ese 2016. Loado sea Dios. Así que ¿Estás de nuevo en Colombia?

NURIA ¡Gracias!...Todavía no me han reportado si Estrella leyó esta versión publicada aquí. Estoy tratando de que la lea...y seguiré haciéndolo pues al fin y al cabo está dedicado a ella. Un abrazo de hermandad para El Perú.

Ricardo Tribin dijo...

Hola Ali.

Te dejo mi abrazo.

Feliz fin de semana.

Ricardo Tribin dijo...

Estimado Ali,

Felicidades!!!

Fuerte abrazo!!

yonosoymillenium dijo...

que tensión, un relato muy bien hecho, sin duda.
por cierto, veo que aun no nos seguimos ¿quieres que nos sigamos también?